viernes, 3 de febrero de 2006

Islam vs UE por sátira a Mahoma



La crisis diplomática internacional desatada por la publicación de un surtido de caricaturas y viñetas humorísticas con Mahoma como protagonista ha alcanzado un punto álgido de tensión que ha pasado de centrar el debate en la defensa de la libertad de expresión, por encima del respeto al credo ajeno, a convertirse en un asunto politizado.

Los hechos, que han pillado por sorpresa a la opinión pública, son: Libia ha cerrado su embajada en Copenhague, el secretario general de la Conferencia Islámica, Ekmeddelin Ihsanoglu, ha iniciado contactos para que la ONU sancione a los países que no respeten la religión musulmana. Palestinos armados rodearon las oficinas de la Unión Europea en Gaza exigiendo una disculpa. El miércoles y el jueves se han producido manifestaciones y quema de banderas de Dinamarca, Francia y Noruega en Libia, Iraq, Pakistán y Yemen. El punto más álgido de la tensión se produjo ayer, cuando en Naplusa (Cisjordania) un alemán fue secuestrado durante unas horas aduciendo como motivo la difusión de las caricaturas. Hoy, mientras Noruega cierra su sede diplomática en Gaza, se extiende el boicot a los productos daneses, se ha confirmado que dos grupos palestinos (Comisión de la Resistencia Popular y las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa) han amenazado a los diplomáticos daneses, franceses y noruegos, y un grupo de radicales musulmanes han irrumpido en la embajada danesa en Yakarta y han quemado la bandera del país.
¡Y todo por un puñado de inocentes caricaturas!
La prensa europea, sobre todo la francesa, no ha tardado en alinearse a favor de sus colegas del norte de Europa y en defensa de la libertad de expresión, reeditando a su vez las caricaturas publicadas en Dinamarca o incorporando nuevas caricaturas y chistes gráficos donde se dibuja a Mahoma denunciando lo sucedido y plantando cara a las amenazas. El diario popular francés France Soir ha sido el más atrevido: publicó en su portada del día 1 de febrero una viñeta con Buda, Cristo y Mahoma caricaturizados bajo un titular que rezaba: "Sí, tenemos derecho a caricaturizar a Dios" y cuyo texto al pie decía: "No protestes, Mahoma... Aquí, todos hemos sido caricaturizados". En el interior, se procedió a reproducir las doce caricaturas aparecidas en Jyllands-Posten y, además, el director del diario, Serge Faubert, editorializaba con frases como: "Basta de lecciones de reaccionarios intolerantes (...) Ningún dogma religioso puede imponerse a una sociedad democrática y laica". En Alemania, el diario conservador Die Welt publicó en su primera página una de las caricaturas. En Italia, La Stampa y el Corriere della Sera también reprodujeron los dibujos daneses. En Holanda, los periódicos De Volkskrant, De Telegraaf y NRC Handelsblad han reproducido una o varias de las viñetas. El diario suizo Blick también, y La Tribune de Genève, éste con intencionalidad: "alimentar el debate mostrando el cuerpo del delito". Otros dibujos han aparecido en el diario checo Dnes y en diarios españoles como El Periódico de Cataluña o El Correo de Andalucía. La cadena británica BBC divulgó las caricaturas en un telediario, así como las cadenas de televisión española, lo cual tampoco ha gustado a los colectivos musulmanes de Reino Unido y España.
Lamentablemente, los islamistas coléricos han seguido en sus trece y parecen estar consiguiendo desestabilizar el 'sagrado' derecho a expresarse libremente. El martes, un periódico jordano que publicó la caricatura danesa más difundida ha sido secuestrado. El miércoles, el propietario del diario France Soir, el franco / egipcio Raymond Lakah, comunicó al director del periódico, Jacques Lefranc, que estaba despedido por haber reproducido la serie de doce caricaturas de Mahoma. Su sucesor, Eric Fauveau, ha dimitido así mismo en solidaridad con su antecesor.
En un intento por equilibrar posiciones, la Comisión Europea se declaró en defensa de la libertad de expresión, pero a la vez puso énfasis en el respeto que se debe guardar al Islam. A su vez, la organización de defensa de la libertad de prensa Reporteros Sin Fronteras hizo un llamamiento «a la calma y la razón» ante el aspecto «preocupante» que está adquiriendo la polémica y recordó que los periódicos que publicaron los dibujos se editan en países «donde la religión es un asunto privado» y, por tanto, «la libertad religiosa va acompañada de la libertad de expresión». La BBC anunció que difundiría por televisión «de forma responsable» y «en contexto» las caricaturas.
Pero no sólo hay llamadas al consenso, también está siendo politizado el asunto por parte de algunos políticos europeos. Hoy viernes, el presidente francés, Jacques Chirac, y el ministro británico de Exteriores, Jack Straw, han arremetido contra los periódicos europeos que difundieron las sátiras a Mahoma, acaso con la intención de atraerse las simpatías de ciertos colectivos que ven la defensa a ultranza de la libertad de prensa como algo denostable. Straw se ha atrevido a decir que el acto de publicar las viñetas es "insultante, insensible y una falta de respeto (...) nadie tiene la obligación de insultar o ser incendiario de forma gratuita". Estimamos que Straw querría decir 'derecho' en vez de 'obligación' y que no ha visto las viñetas, pues en modo alguno son incendiarias. La vicepresidenta española ha mostrado una actitud de respeto hacia la libertad de expresión.
Los humoristas gráficos parecen hallarse aparte de toda esta polémica, si bien han sido entrevistados por algunos medios para obtener sus opiniones expertas. No conocemos de medios que hayan tenido la ocurrencia de preguntar a historiadores del humor gráfico, semiólogos, comunicólogos o especialistas en historieta y cartoon. En España, Periodistadigital.com acertó a entrevistar a los autores Ricardo, Rey y Ortuño, que declararon no sentirse con ánimo para caricaturizar a Mahoma, impostando Ricardo una frase para la posteridad: "Son malos tiempos para la libertad de expresión". En el mismo paquete, se entrevistó al historiador César Vidal (?). Alfonso Rojo, en el ABC del día 2 reconocía en su columna haber tanteado la opinión de varios humoristas gráficos españoles sin que ninguno de ellos se comprometiera a dibujar a Mahoma (y de paso, les criticaba que caricaturizasen al Papa). Más acierto tuvieron en Le Monde, donde entrevistaron a los historietistas y humoristas gráficos: Marcel Gotlib, Jean Plantu, Glez, René Petillon, Cabu, Pierre Sadeq, Hassan Bleibel y Haddad, quienes han coincidido en señalar que la libertad de sátira está por encima de los credos religiosos en función de sus cualidades para representar la debilidad del fanatismo. Incluso los autores musulmanes opinaron en defensa de Kurt Westergaard, el autor de la viñeta con Mahoma tocado con turbante bomba.
Parece claro que este asunto se le ha escapado de las manos a los políticos, salvo al Primer Ministro danés, que ha mantenido la cordura en su última reunión con representantes internacionales y ha declarado que no va a pedir perdón por que un medio de comunicación ejerza su libertad de informar. Nosotros estamos con él, y con los medios que han publicado más caricaturas. Y también reproducimos aquí la caricatura de la discordia que, insistimos, es obra de Kurt Westergaard.

Desde Tebeosfera, planteamos otra serie de reflexiones alejadas de la política y centradas en el humor específicamente, que son:
¿Por qué no se pueden ver en internet las viñetas abierta y claramente? ¿Por qué los medios españoles se han mostrado tan reacios a reproducirlas cuando se trata, no de blasfemias o sátiras ya, sino de OBJETOS NOTICIABLES DE PRIMER ORDEN debido a su repercusión?

¿Por qué sigue sin significarse el nombre de los autores de los dibujos, al menos el de Westergaard, que sólo ha citado otro colega en una entrevista? Y más por cuanto algún periódico ha difundido que existen ya pícaros que están vendiendo camisetas, tazas y otro mercadeo con la imagen de Mahoma y su turbante bomba ¿cobrará Westergaard derechos de autor por esas reproducciones? ¿Queda este debate, el de los DERECHOS DE AUTOR, fuera de toda la polémica?

¿Por qué no se han emitido PROTESTAS FORMALES desde Europa por las quemas de banderas y las imágenes claramente agresivas que los fundamentalistas han presentado ante los medios (en una de ellas aparece el Primer Ministro danés siendo degollado)?

Alguna de las respuestas, creemos, puede ser: hay miedo.
Y el miedo, la Historia nos lo ha enseñado, es la semilla del odio.

Concluimos por hoy con varias sentencias:

La interpretación de una imagen satírica no justifica, en modo alguno, las amenazas de boicot que violan las reglas de la Organización Mundial de Comercio, la quema de banderas, lo cual atenta contra sentimientos patrióticos, o el secuestro físico de personas, que atenta contra la libertad individual.

La sátira es un ejercicio de inteligencia, no un ataque a las libertades. No obstante, silenciar a periodistas, quemar banderas, boicotear mercados, secuestrar personas, amenazar de muerte, sí son coartas de las libertades.

La prensa es independiente de los poderes y la religión un asunto privado de los individuos, y sobre el ejercicio de informar u opinar no caben injerencias, y menos desde congregaciones religiosas externas a un Estado de Derecho.

Texto de Manuel Barrero. Fuentes: Versiones digitales de France Soir, Die Wilt, Europa Press, La Vanguardia, ABC, El Mundo, El País.