sábado, 14 de febrero de 2009

HUMOR GRAFICO BAJO EL FRANQUISMO

Si el humor gráfico español fue eminentemente satírico durante el convulso siglo XIX, humorístico o sicalíptico durante el periodo de entre siglos y las primeras décadas del XX, los humoristas se replegaron bajo las protectoras alas de la ironía o del sarcasmo disimulado a lo largo de los eternos años de plomo de la dictadura franquista.

Los 1940, 1950 y 1960 fueron años, por lo tanto, de humor blanco, juegos de palabras y disimulo atrevido, como se hacía en La Codorniz, revista de la cual brotaron artistas y autores mayúsculos que, en su madurez, serían quienes abrieron las puertas al nuevo humor satírico del tardofranquismo.

En Tebeosfera, hoy, hemos querido recordar algunas de las colecciones de humorismo gráfico publicadas durante aquellos años, que recogieron lo mejor de los autores consagrados por su capacidad para el equilibrismo satírico: Serafín, Mena, Madrigal, Chumy Chúmez, Perich, Forges, etcétera. 

Catalogaron estas obras Manuel Barrero, Iván Olmedo, Antonio Moreno, con alguna ayuda de Dionisio Platel:








Entre el 12 de febrero de 1974, fecha en que Carlos Arias Navarro jura su cargo ante las Cortes franquistas, y el 20 de noviembre de 1975, día de la muerte del dictador Franco, germinaría un movimiento creativo que dará lugar a nuevos modelos de humorismo en años sucesivos, y también nuevas publicaciones, de las que daremos cuenta próximamente en nuestra revista.

Tebeosfera. Con humor hasta en la adversidad.