jueves, 4 de febrero de 2010

BORRACHERA DE HUMOR

Tras críticos estudios sobre el terror en el humor gráfico actual y eruditos ensayos de graciosas calaveras macabras de tiempo ha, nuestro particular especialista en caricaturismo, José Luis Castro Lombilla, no podía terminar su humorística trilogía sin la burlesca escatología mastodóntica de François Rabelais, renovador y creador de los personajes Gargantúa y Pantagruel respectivamente, padre e hijo, ambos ogros y gigantes bonachones de la tradición popular que, entre lenguaje soez, el dibujo figurativo más grotesco y "raríficas" ilustraciones de miembros monstruosos y desmesurados, hicieron y hacen reir con un horror (y terror) muy particular en obras como la que se reseña hoy:
Ya lo diría Pantagruel con la que fue su primera frase al nacer "¡A beber, a beber!"
Así pues, a beber se ha dicho, pero del humor extraño y esperpéntico que nos legó el padre de ambos engendros, Rabelais.

Tebeosfera. Entre gigantes del humor