jueves, 11 de marzo de 2010

LOS DIBUJANTES QUE PERDIÓ EL HORROR


Aparte de la aventajada generación de autores que participaron en la aventura americana con Warren, reformulando la estética de la historieta de horror en los años setenta (el new look que llegó de Selecciones Ilustradas), hubo otro puñado de dibujantes que hicieron historieta de horror pero cuyos destinos no quedaron ceñidos al género fantástico.
Hemos dado repaso en estos días a las colecciones de tebeos donde desarrollaron sus trayectorias algunos autores que, tras el auge del terror en la mitad de la década de los setenta, se dedicaron a otros menesteres, unos con éxito, otros no.
Hoy, los tebeditores Barrero, Moreno y Ruiz-Dávila, han elaborado las fichas siguientes. La del dotado ilustrador PRIETO MURIANA, andaluz que comenzó haciendo tebeos en los cincuenta para pasar a la ilustración con gran éxito, pero que se detuvo en los setenta a hacer algunas páginas más de horror y un buen surtido de portadas extraordinarias (véase arriba). También la de CEBOLLO, extremeño que intentó hacer del cómic su profesión, demostrando gran afecto por los estilemas de Frazetta (véase debajo), pero que dejó de dibujar en los noventa. La del firmante C. VILA nos lleva a un autor capaz de dibujar con diversos estilos, que comenzó en el horror pero continuó por el humor y el erotismo cambiando de firma y de forma de dibujar como un camaleón. Y otro polifacético fue PEPE MORENO, valenciano que también se inició en el horror, pero que pasó por el humor, el underground, la ciencia ficción, el cómic digital, el cartoon político...


Todo un conglomerado de firmas y estilos que nos permite ver que el horror fue un primer paso para muy distintas y prolíficas carreras.

Tebeosfera. El miedo como antesala de trayectorias.