domingo, 18 de abril de 2010

HORROR EN LA DÉCADA DE LA MOVIDA

La historieta española de horror en los años ochenta estuvo representada, por una parte, por las publicaciones que editaba Toutain y que prolongaban e imitaban el éxito que los productos de Warren habían tenido años atrás, rescatando por el camino a algunos autores españoles olvidados por su trabajo para agencias y promocionando otros nuevos con éxito dispar. Por otra, el horror como género se entremezclaba con la corriente superheroica que abundaba en el panorama del cómic español, dejando para el recuerdo algunas joyas que sustentarían grandes obras en el futuro. La renovación del género en la década (más sangriento, menos poético, más explícito) hizo que otras editoriales intentaran, como ya sucedió en los setenta, aprovechar el momento y sacar al mercado publicaciones que por lo general tuvieron tan poca duración como calidad.

Así hizo la ya decadente Bruguera, que antes de declararse en quiebra intentó buscar lectores fuera de las publicaciones infantiles con títulos que reciclaban material creado para mercados foráneos, como en las tristes MORBO y TERROR, mezcla de las publicaciones de Toutain y de los productos eróticos que proliferaron por aquel tiempo, o ALUCINE, repesca de las historias publicadas en Alemania por Bastei en un nuevo intento de la empresa por producir comic books.






Otras publicaciones fueron puntuales, como SHOCK de Beduina, producto que no pudo encontrar continuidad, GRITOS Y SUSURROS, de GTS, o las historias de ULTRAMUNDO, de MC, que mezclaban el horror y la ciencia ficción. Mención aparte merece la revista denominada 1883, publicada por Tiempo y que pretendía imitar el éxito de las revistas de Norma, Delta y Toutain.







[Cierto es: algunas de estas colecciones todavía no tienen sus fichas completas, pero es tarea que en un futuro será acometida por nuestros esforzados tebeditores... o por nuestros amables lectores]

Tebeosfera. Nos gustan los tebeos de décadas pasadas.