viernes, 30 de abril de 2010

LOS TEMIBLES CABALLEROS OSCUROS

El “lado oscuro” se puso de moda a partir de 1985 y fue acogido con gran aprecio por los aficionados a los comic books durante los años noventa. El elemento sobrenatural no era el predominante en obras como Watchmen o Dark Knight, dos de los hitos que dieron origen a esta corriente, pero precisamente en ellas se exploraba el miedo a través de entidades temibles capaces de producir terror, dolor y muerte. Este nuevo enfoque sobre la agresión y la dominación del otro, propiciado por el clima sociopolítico en EE UU y Reino Unido sobre todo durante los ochenta, permitió la proliferación de “caballeros oscuros” por los cómics, que entusiasmaron al público cuando sus autores eran de calidad.

Siguiendo esta corriente, se reformularon argumentos y villanos en las series de Spider-Man (The Death of Kraven, el simbionte que daría lugar a Venom), renovaron su arsenal héroes como Punisher, monstruos cinematográficos como los predators o los aliens poblaron más y más viñetas, surgieron “demoníacos” luchadores contra el crimen que hacían de la violencia su credo (como Grendel), y el antihéroe salvajemente neoliberal plantó su pica en el mercado, en series como Marshall Law, entre otras.

El miedo comenzó a estandarizarse y a formar parte de muchas colecciones de superhéroes que hasta ahora habían tenido la nigromancia y el submundo en un aparte, un ejemplo notorio lo tenemos en el crossover titulado Inferno, de Marvel, en el clima desarrollado en series como Doom Patrol, de DC, o en las incursiones que practicó Delano en lo horrendo en series como Animal Man, del mismo sello:

ANIMAL-MAN: CARNE Y SANGRE (Zinco)
ANIMAL-MAN, de Jamie Delano (Planeta, 2006)

Citaremos hoy a tres series de DC que destacaron por su cercanía al horror como género desde los finales ochenta y, más intensamente, durante los años noventa y que configuraron los pasos a seguir en la explotación del género en colecciones del mainstream. Estas fueron: The Spectre, que era un espectro en origen y recientemente ha sido recuperado para deleite de muchos:

UNIVERSO DC (Zinco, 1989) 28

ESPECTRO, UNIVERSO DC. EL (PLANETA-DEAGOSTINI, 2008) 1
ESPECTRO, UNIVERSO DC. EL (PLANETA-DEAGOSTINI, 2008) 2
ESPECTRO, UNIVERSO DC. EL (PLANETA-DEAGOSTINI, 2008) 3

Deadman, o las desventuras de un hombre muerto que regresó para buscar justicia y que fue rescatado en 1987 para transformarse en protagonista de historias realmente oscuras durante los noventa:

DEADMAN (ZINCO, 1986) 1
DEADMAN (ZINCO, 1986) 2
UNIVERSO DC (ZINCO, 1989) 14
UNIVERSO DC (ZINCO, 1989) 15
UNIVERSO DC (ZINCO, 1989) 28
CHRISTMAS CON LOS SUPER-HEROES (ZINCO, 1989) 2
DEADMAN -de José Luís García-López- (PLANETA, 2007) 1
DEADMAN -de Kelley Jones- (PLANETA, 2007) 1
DEADMAN -de Neal Adams- (PLANETA, 2007) 1

Y por supuesto Batman, el caballero oscuro por antonomasia, el que lo empezó todo, que comenzó a protagonizar más argumentos con elementos de horror según avanzaba la década, al menos estos que hemos seleccionado ahora, al principio escritos por guionistas británicos como Grant Morrison:

La atractiva serie LEYENDAS DE BATMAN (ZINCO, 1989)

La ya mítica obra ARKHAM ASYLUM (ZINCO, 1990)
reeditada varias veces en nuestro país:
BATMAN: ARKHAM ASYLUM (NORMA, 2004)
BATMAN: ARKHAM ASYLUM Edición Absolute (PLANETA, 2007)

el encuentro con alguno de los anteriores:

BATMAN / DEADMAN (PLANETA, 2008) 1

O con otros monstruos y mitos del horror tradicional:

BATMAN: TERROR SAGRADO
BATMAN - DRACULA: LLUVIA ROJA
BATMAN - MANBAT

En este caldo de cultivo se construyeron los nuevos escenarios para el miedo, las nuevas mitologías del horror. Y precisamente fue con ayuda de guionistas británicos (Moore, Gaiman, Morrison, Delano) como se configuró una suerte de universo de lo horrendo y lo temible a lo largo de la década de los noventa.

Un viaje por los miedos más arraigados del hombre que produciría verdadero vértigo



Tebeosfera. Explorando los universos de los tebeos.