miércoles, 28 de abril de 2010

MIEDO, CUERO Y CINE

Los héroes de apariencia oscura, vestidos con cuero, de mirada torva, y de maneras poco ortodoxas comenzaron a plagar los tebeos de los finales ochenta. La estética heredada de ciertas tribus urbanas, que se asociaba con la marginalidad y la violencia, se coló en las narraciones gráficas y en las filmadas con la rutina de la sencillez y fue fácilmente aceptada por el público. Acaso por esta razón The Crow, una serie de éxito modesto conquistó la gran pantalla, por su apariencias. En España han traducido sus cómics Glénat y Norma:

CROW, THE (GLÉNAT, 1995)
CROW, THE (GLÉNAT, 2005)

CROW: CARNE Y HUESO, THE (NORMA, 1997)
CROW: CIUDAD DE ÁNGELES, THE (NORMA, 1996)
CROW: TIEMPO DE MUERTE, THE (NORMA, 1996)

Otros personajes similares aparecieron durante los ochenta, entre los cuales resulta inolvidable para los aficionados al cine fantástico y de aventuras el "hombre oscuro" de Sam Raimi, Darkman. No sólo aquello parecía una película de superhéroes, al uso de las que Raimi haría años más tarde, también fue una cinta con elemento fantástico en la que se revisitaban iconografías de los mitos del horror clásicos pero con nuevos atuendos. De Darkman hubo cómic y lo disfrutamos aquí:

DARK MAN (PLANETA, 1990)

Con todo, si hubo un personaje cinematográfico que marcó la década de los ochenta, ese fue Freddy Krueger, un ser de pesadilla que era un auténtico habitante de las pesadillas, de rostro desfigurado y cuchillas por dedos, sardónico y cruel, que se dedicaba a aterrorizar y mutilar adolescentes. También hubo adaptación en los ochenta:

PESADILLA EN ELM STREET (PLANETA, 1992)

El cine sirvió de impulso, aunque también otros tebeos. Y los caballeros oscuros no dejarían de aparecer en lo sucesivo...

Catalogaron estos tebeos Adolfo Gracia y Félix López

Tebeosfera. Tebeos oscuros para salas oscuras.