martes, 27 de julio de 2010

LA TIERRA DE SLUMBER HOLLADA POR NEMO

Ayer celebrábamos el centenario de una de las obras maestras de la historieta mundial, Krazy Kat, y hoy no hemos podido resistirnos a celebrar, por nuestra cuenta y por adelantado, los 105 años de Little Nemo in Slumberland, serie nacida el 15 de octubre de 1905.

No vamos a extendernos sobre la obra de Winsor McCay en esta presentación, pero conviene puntualizar:

1. Que la obra se ofreció directamente en Sunday pages y en color, lo cual suponía un salto cualitativo enorme con respecto a otras series nacidas con anterioridad (o con posterioridad) con las que se suele comparar. De no haber sido así, difícilmente hubiese podido McCay desplegar todo su aprecio por la arquitectura y la aeronáutica.

2. Que McCay no fue todo lo genial y original que siempre se le supuso (los que conocen Ancienne Maison Quantin saben a qué me refiero).

3. Que en Little Nemo no se "inventaron" tantos elementos del lenguaje de la historieta como se ha venido reconociendo. Ya estaban inventados. Recordemos que los estudios sobre el medio han seguido haciéndose después de lo escrito por Barbieri y otros teóricos de los ochenta.

4. Que, pese a todo, sigue siendo una obra genial, un cómic que comenzó como serie por entregas para convertirse en serial fantásticamente surrealista, a la par que modernista, y que experimentó con la plástica del medio en un producto netamente infantil capaz de superar todo tipo de prejuicios.

Sobre sus ediciones en España, sírvanse informarse primeramente en la ficha de Serie que ha realizado el extraordinario Félix López (como casi todo lo demás). Esta ficha les llevará de la mano a su primera edición en España, en 1909, en LA SEMANA ILUSTRADA (catalogada por Alejandro Capelo), pasando por la presencia del personaje en títulos como Zeppelin, El Globo, La Oca, Camello o Ilustración + Comix Internacional, hasta llegar a las ediciones monográficas, que son estas:









Ah, y las adaptaciones también las tenemos fichadas:


Tebeosfera. Pequeños esfuerzos en la tierra de los tebeos.