sábado, 2 de octubre de 2010

GLI SPIE DEI FUMETTO


Espías hubo en Italia, aunque aparentemente en menor medida que en otros países. Las ediciones italianas de Rip Kirby o Secret Agent X-9 no han dejado de aparecer en su mercado desde que se tradujeron por primera vez allí, modificando su título para acercarse a la moda del espionaje a cierta altura, como ocurrió en 1966 con Agente ZZ, versión de Johnny Hazard en la cabecera Assi dell'Avventura, en 1966 (que, por cierto, se alternaba en su salida a la luz con la edición italiana de Eddie Constantine).
Desde la segunda mitad de los sesenta, los policías metidos en casos internacionales y los espías comenzaron a proliferar en los fumetti: En 1965 apareció el libro de historieta JAMES BOND OO7. MISSIONE ROYAL, que la editorial RM lanzó para aprovechar el éxito del personaje en los cines. El mismo año fue lanzado el título SPIA Nº 13 por Franca Editoriale, que duró trece números. GUERRA DI SPIE, de editorial Corno, sólo duró seis números, pero planteaba un tratamiento interesante del subgénero. Corno no se detuvo ahí, y al año siguiente lanzó SERVIZIO SEGRETO, una colección de diez números que publicó material de agencia servido por editores londinenses. Sin salir del ecuador de los sesenta, en 1966, el agente de la CIA Dennis Cobb comenzó a vivir aventuras dentro de la colección LEX ET JUSTITIA. El título de la serie era en realidad AGENTE SS 018, y su dibujante principal fue el muy conocido Magnus (Roberto Raviola), que dibujó sus aventuras, junto a otros autores, hasta 1984. De 1966 también partió la colección GOLDRAKE, con las aventuras del "agente playboy", una versión más disipada de los agentes secretos, en este caso a cargo del editor Erregi, que duró 316 números, hasta 1980, más algunos especiales.
Otros lanzamientos con este tipo de personajes se produjeron a finales de la "década de las flores". En 1967 salió de la colección BOOM, con algún que otro espía; en 1969, los tres números de SPIA CONTRO SPIA, del sello boloñés Testaj Editore; aquel mismo año vio la luz el mayor de los éxitos del género en Italia, hijo de los italianos Max Bunker (Luciano Secchi) y Magnus: ALAN FORD, una sátira surrealista de los agentes secretos que gozó de bastante éxito en Italia (cerca de mil números aparecieron hasta 1992), pero, curiosamente, mucho más en su distribución por la antigua Yugoslavia.
En los setenta, los italianos siguieron explotando el subgénero, incluso con morbo, como ocurrió con la colección de la espía nazi HESSA (Erregi, 1970), que pervivió 46 números y a la que seguirían otras series de corte similar. Siguieron apareciendo espías "normales" en los setenta, aunque menos importantes: la serie del espía militar Mike Steel fue publicada en la colección ALBI CORRADO TEDESCHI, de ese mismo editor, en 1971; la aparecida en 1973, GLI SPIETATI, de Kristina Editrice, duró cinco números; en 1976, Arnoldo Mondadori Editore puso en circulación la colección mensual SECRET, inaugurada con el libro SECRET AGENT. Durante la década siguiente supervivieron algunos de los espías ya mencionados, como Ford, demostrando que lo que interesaba a los lectores era la versión paródica del subgénero; recordemos que los cómics de espías de más éxito ahora eran aquellos en los que aparecía la Paperon Intelligence Agency en la que el "Donald italiano", Paperino, llevaba una doble vida como agente secreto (nació en 1969, pero ha perdurado hasta hoy mismo). En los noventa hemos apreciado la vuelta al género que se hizo con la serie Agente Fanto Max en los ALBUM OMAGGIO, suplementarios de la colección INTREPIDO SPORT, por ejemplo. Y recientemente ha vuelto a tener éxito otra serie paródica de espías / pato: DOUBLE DUCK, nacida en 2008.

En España disfrutamos poco de estos personajes. Nunca conocimos una colección con las aventuras de Alan Ford, pero sí tuvimos dos colecciones de HESSA, la espía nazi, que los tebeditores Sitjà, Moreno, Gracia, Basarte, Álvarez y Díaz han catalogado adecuadamente.

HESSA (ELVIBERIA, 1976)

HESSA (ASTRI, 1987)

Tebeosfera. Fumetti di spie, aunque sea morbosi, e tuto il resto!