jueves, 14 de octubre de 2010

QUE DURO ES ESPIAR HOY EN DÍA


El subgénero del espionaje en los cómics se ha beneficiado en estos últimos años por el auge renovado del policial, en el que varios autores han invertido empeño y talento para aportar un conjunto de series y libros estupendos que los editores han tenido a bien incluir en sus subsellos o líneas dedicadas a otros asuntos (como pasó con Vertigo en los EE uU) hasta que se dieron cuenta de que el género se sostenía por sí mismo.
Los guionistas de los últimos años han renovado el interés por los espías, y entre estos creadores podríamos citar algunos como: Kreitz, Bendis, Ellis, Kindt o Rucka, si bien hay más. En sus obras muestran varios aspectos comunes:

- Generan historietas menos sujetas a cuestiones formales, o de formato de los tebeos, para brindar guiones dependientes del argumento y su desarrollo, y por esta razón más cercanos al modo de narrar cinematográfico o televisivo.

- Muestran personajes en principio desestructurados en los que van profundizando lentamente y no para detallar sus logros como espía, sino otras facetas de su comportamiento, su cotidianidad o sus sentimientos.

- En el caso de las reconstrucciones y biografías, la visión que interesa al autor, es la de la autodestrucción del inviduo sobre la base del desempeño de su oficio.

He aquí las fichas que los tebeditores han tenido a bien hacer para nuestro Gran Catálogo de la Historieta, que no viene mal recordar que es el de todos (y todas, ya puestos):


EL CASO SORGE. UN ESPÍA DE STALIN EN TOKIO

QUEEN & COUNTRY, la serie

QUEEN & COUNTRY (números en COMIC NOIR de Norma)

FIRE. UNA HISTORIA DE ESPÍAS

SUPER SPY

RED (RETIRED EXTREMELY DANGEROUS), por Planeta

RED (RETIRED EXTREMELY DANGEROUS), por Norma

RED, la adaptación al cine, que se estrena mañana en EE UU.

Hace falta más proyección para poder hablar con propiedad sobre lo que se hace hoy en este género de cómics, que sigue de rabiosa actualidad. Lo que sí parece evidente es que estos espías de ahora (destrozados por su labor, perseguidos por sus gobiernos) poco tienen que ver con aquellos guapos con licencia para matar del siglo XX.

Por cierto, el agente Félix López ayudó mucho para poder escribir hoy este asiento.

Tebeosfera. Espías cotidianos de los tebeos.