lunes, 11 de octubre de 2010

SUPERAGENTES Y ESPIHEROÍNAS


No sólo de Nick Fury y Black Widow podía vivir el espionaje norteamericano. Los superhéroes, sobre todo en los ochenta, descubrieron un pasado a veces vinculado con las agencias secretas o con misiones militares de alto nivel. El supertipo Wolverine (o Lobisome, o Lobezno) era un maleducado con garras de adamantium que no respetaba la prohibición de fumar, pero también era ducho en las artes de espiar a los enemigos del imperio americano, oficio que estuvo desempeñando largo tiempo antes de meterse a supertipo.
Durante los noventa fueron creadas varias series de superhéroes o de héroes especiales en los Estados Unidos que aportaron algunas ideas nuevas a los tebeos de los espías en tanto que sus protagonistas tenían cualidades sobrehumanas. Del sello DC podríamos recordar tres títulos:





Del sello Marvel, hubo varias aventuras desperdigadas de varios mutantes en distintas colecciones, muchas veces con SHIELD al fondo:




Llegados al final del siglo surgió una nueva camada de espías, que era como multiplicar Bond por tres y concederle las curvas de Modesty Blaise. Este pudo ser el espíritu de Danger Girl, colección gestada en la casa Image para brindar excitante entretenimiento y poses de contorsionista a los lectores de una época en la que importaba más la apariencia que los contenidos. Nuestros tebeditores (Álvarez, Gracia, López), han catalogado con gusto todos los tebeos de estas muchachas de largas piernas:


Además, Félix López, que es quien se ocupó de estas chicas de cadera dúctil, se ha molestado en hacer la ficha de serie de Danger Girl y una de adaptaciones de estos personajes:

DANGER GIRL, la serie




Tebeosfera. Chicos peligrosos catalogando.