lunes, 22 de noviembre de 2010

EL FIN DE BRUGUERA



Hablábamos ayer de un autor que había trabajado para Creaciones Editoriales, una empresa ligada a Bruguera y que fiscalizó gran parte de la producción de historietas en nuestro país durante más de cincuenta años. Precisamente de Bruguera vamos a hablar durante la presente semana en este blog, por cumplirse en estos días algún que otro aniversario y por celebrarse en la Universidad de Sevilla unas jornadas universitarias sobre las publicaciones de este sello.
Por querer ser originales, nosotros vamos a comenzar por el final, por el fin de Bruguera: 1986, el año en que reímos peligrosamente.
Fue un año en el que surgieron los últimos nuevos títulos, un barajado de posibilidades que ya no podían salvar del batacazo a una empresa que se había enriquecido precisamente explotando el batacazo (de sus personajes, en la última viñeta de sus historietas) pero que no supo modernizarse ni domeñar sus finanzas.
Los últimos productos que lanzó Bruguera en 1986 fueron: algún producto extraño y único, raro, como El agente de la National. El enésimo rescate del superventas Capitán Trueno en dos libros lujosos, una colección facsimilar y una nueva revista que no logró captar los suficientes adeptos. Una nueva revista para chicas en la que hubo más fotos que viñetas. La revista
Bichos de la que hablamos hace poco, que duró un sólo número. Y dos revistas con aires nuevos, el TBO, totalmente distinto al TBO nacido en 1917, y MÁS MADERA!, otra revista muy distanciada del espíritu de los tebeos de Bruguera, más preocupada por la sátira de alcance social, que tampoco sobrevivió mucho tiempo en los quioscos.


Andrés Álvarez y Manuel Díaz Bejarano catalogaron los tebeos cuya portada se ha rescatado en esta entrada. Las colecciones Chicas y El agente de la National no las tenemos catalogadas al completo. Si alguien nos ayudase o ayudara pues las tendríamos.

Tebeosfera. Más tebeos!