lunes, 1 de noviembre de 2010

¡NO ES PARA LOS NIÑOS!

Si ayer hablábamos del enfoque infantil y juvenil de la fiesta de Halloween, con monstruos que no daban miedo, hoy nos referiremos a los monstruos que dan miedo... pero por motivos distintos al horror. La multiplicación de publicaciones eróticas y pornográficas que invadieron el mercado español tras la transición alcanzó hasta los primeros años noventa. De procedencia normalmente foránea (sobre todo, inglesa e italiana), muchas veces se recurría a la mezcla con otros géneros para crear una especie de colecciones subespecializadas. Así, se mezclaba el erotismo con relatos bélicos, de espionaje, humorísticos... y de horror, como el caso que nos ocupa. Zinco editó en España a principios de los ochenta Monsters, que incluía varias series procedentes de la editorial italiana Edifumetto con portadas realmente llamativas. Andrés Álvarez ha completado las fichas de esta colección (con alguna ayuda de Manuel Díaz Bejarano y Ricard Sitjà).



Tebeosfera. Viciosos de los tebeos.