viernes, 24 de diciembre de 2010

LECTURAS PARA UNA BUENA NOCHE


Ya hemos comentado la ubicuidad de Mireia Pérez en los últimos tiempos, que le ha llevado a publicar en la revista de humor más importante (y más longeva) de las que hoy se siguen editando, El Jueves. Pero sus historietas también se han podido ver en otra publicación más reciente, nacida a finales de esta década que se acaba, y que ha supuesto una sorpresa para los aficionados al cómic que ya acumulan lecturas varias.

Hablamos de El Manglar, y la sorpresa deviene del uso de un formato explotado con anterioridad pero del que hacía tiempo no se tenía noticia, el de la publicación con contenido variado enfocada a un lector adulto. Si existen otras revistas en el mercado actual, éstas sobreviven a duras penas o lo hacen con ayuda subvencionada. Tampoco El Manglar debe ser un producto muy rentable para sus editores, pero se aprecia el mimo y el cuidado que han depositado en su revista: gran tamaño, contenido completo en color, y una variedad de autores que apabulla si se revisan sus contenidos. Grandes nombres del mercado europeo, como Peeters, Larcenet, Emile Bravo, Arthur de Pins, Rutu Modan o Riad Sattouf. Autores españoles ya consagrados, como Manel Fontdevila, Monteys, Vergara, Javier Olivares, Paco Alcázar, Miguel Brieva o Ágreda. O jóvenes autores (de los que tratamos / trataremos ampliamente en Tebeosfera), como Carlos Vermut, Juanjo Sáez, Pepo Pérez, Jorge Monlongo, Elfelix, Jorge Parras, Rubén Fernández, Esteban Hernández o la propia Mireia Pérez. Y reseñas, entrevistas, y una necesaria atención a la ilustración.

Un producto que puede pecar de excesivamente promocional, o de irregular en su aparición, pero del que no se puede negar su belleza y atractivo, tanto por la presentación como por el contenido.


EL MANGLAR (DIBUKKS, 2007)


(Una bonita labor de catalogación llevada a cabo por Andrés Álvarez, Félix López, Paco Martos y Juan Manuel Bosque Sendra)

Tebeosfera. Grandes, grandes revistas.