viernes, 30 de abril de 2010

LOS TEMIBLES CABALLEROS OSCUROS

El “lado oscuro” se puso de moda a partir de 1985 y fue acogido con gran aprecio por los aficionados a los comic books durante los años noventa. El elemento sobrenatural no era el predominante en obras como Watchmen o Dark Knight, dos de los hitos que dieron origen a esta corriente, pero precisamente en ellas se exploraba el miedo a través de entidades temibles capaces de producir terror, dolor y muerte. Este nuevo enfoque sobre la agresión y la dominación del otro, propiciado por el clima sociopolítico en EE UU y Reino Unido sobre todo durante los ochenta, permitió la proliferación de “caballeros oscuros” por los cómics, que entusiasmaron al público cuando sus autores eran de calidad.

Siguiendo esta corriente, se reformularon argumentos y villanos en las series de Spider-Man (The Death of Kraven, el simbionte que daría lugar a Venom), renovaron su arsenal héroes como Punisher, monstruos cinematográficos como los predators o los aliens poblaron más y más viñetas, surgieron “demoníacos” luchadores contra el crimen que hacían de la violencia su credo (como Grendel), y el antihéroe salvajemente neoliberal plantó su pica en el mercado, en series como Marshall Law, entre otras.

El miedo comenzó a estandarizarse y a formar parte de muchas colecciones de superhéroes que hasta ahora habían tenido la nigromancia y el submundo en un aparte, un ejemplo notorio lo tenemos en el crossover titulado Inferno, de Marvel, en el clima desarrollado en series como Doom Patrol, de DC, o en las incursiones que practicó Delano en lo horrendo en series como Animal Man, del mismo sello:

ANIMAL-MAN: CARNE Y SANGRE (Zinco)
ANIMAL-MAN, de Jamie Delano (Planeta, 2006)

Citaremos hoy a tres series de DC que destacaron por su cercanía al horror como género desde los finales ochenta y, más intensamente, durante los años noventa y que configuraron los pasos a seguir en la explotación del género en colecciones del mainstream. Estas fueron: The Spectre, que era un espectro en origen y recientemente ha sido recuperado para deleite de muchos:

UNIVERSO DC (Zinco, 1989) 28

ESPECTRO, UNIVERSO DC. EL (PLANETA-DEAGOSTINI, 2008) 1
ESPECTRO, UNIVERSO DC. EL (PLANETA-DEAGOSTINI, 2008) 2
ESPECTRO, UNIVERSO DC. EL (PLANETA-DEAGOSTINI, 2008) 3

Deadman, o las desventuras de un hombre muerto que regresó para buscar justicia y que fue rescatado en 1987 para transformarse en protagonista de historias realmente oscuras durante los noventa:

DEADMAN (ZINCO, 1986) 1
DEADMAN (ZINCO, 1986) 2
UNIVERSO DC (ZINCO, 1989) 14
UNIVERSO DC (ZINCO, 1989) 15
UNIVERSO DC (ZINCO, 1989) 28
CHRISTMAS CON LOS SUPER-HEROES (ZINCO, 1989) 2
DEADMAN -de José Luís García-López- (PLANETA, 2007) 1
DEADMAN -de Kelley Jones- (PLANETA, 2007) 1
DEADMAN -de Neal Adams- (PLANETA, 2007) 1

Y por supuesto Batman, el caballero oscuro por antonomasia, el que lo empezó todo, que comenzó a protagonizar más argumentos con elementos de horror según avanzaba la década, al menos estos que hemos seleccionado ahora, al principio escritos por guionistas británicos como Grant Morrison:

La atractiva serie LEYENDAS DE BATMAN (ZINCO, 1989)

La ya mítica obra ARKHAM ASYLUM (ZINCO, 1990)
reeditada varias veces en nuestro país:
BATMAN: ARKHAM ASYLUM (NORMA, 2004)
BATMAN: ARKHAM ASYLUM Edición Absolute (PLANETA, 2007)

el encuentro con alguno de los anteriores:

BATMAN / DEADMAN (PLANETA, 2008) 1

O con otros monstruos y mitos del horror tradicional:

BATMAN: TERROR SAGRADO
BATMAN - DRACULA: LLUVIA ROJA
BATMAN - MANBAT

En este caldo de cultivo se construyeron los nuevos escenarios para el miedo, las nuevas mitologías del horror. Y precisamente fue con ayuda de guionistas británicos (Moore, Gaiman, Morrison, Delano) como se configuró una suerte de universo de lo horrendo y lo temible a lo largo de la década de los noventa.

Un viaje por los miedos más arraigados del hombre que produciría verdadero vértigo



Tebeosfera. Explorando los universos de los tebeos.

jueves, 29 de abril de 2010

LOS INFIERNOS DE CLIVE BARKER

Un inglés (como Moore, como Gaiman) fue el que renovó el horror literario y en el cine a caballo de los ochenta y los noventa: Clive Barker. Para ello, este escritor y cineasta reformuló la idea del infierno y los límites del miedo planteando submundos repletos de demonios y ordenados panteones o complejas mitologías de seres sobrenaturales, algo en lo que coincidiría con los guionistas del horror del final de siglo en los cómics.

Nuestro editor galo Félix López se ha encargado de hacer una ficha completita de este autor:

CLIVE BARKER.

Y él mismo, con otros tebeditores, han fichado todos los tebeos en los que se han traducido cómics inspirados en sus novelas o películas:


Tebeosfera. El infierno está en cada viñeta...

miércoles, 28 de abril de 2010

MIEDO, CUERO Y CINE

Los héroes de apariencia oscura, vestidos con cuero, de mirada torva, y de maneras poco ortodoxas comenzaron a plagar los tebeos de los finales ochenta. La estética heredada de ciertas tribus urbanas, que se asociaba con la marginalidad y la violencia, se coló en las narraciones gráficas y en las filmadas con la rutina de la sencillez y fue fácilmente aceptada por el público. Acaso por esta razón The Crow, una serie de éxito modesto conquistó la gran pantalla, por su apariencias. En España han traducido sus cómics Glénat y Norma:

CROW, THE (GLÉNAT, 1995)
CROW, THE (GLÉNAT, 2005)

CROW: CARNE Y HUESO, THE (NORMA, 1997)
CROW: CIUDAD DE ÁNGELES, THE (NORMA, 1996)
CROW: TIEMPO DE MUERTE, THE (NORMA, 1996)

Otros personajes similares aparecieron durante los ochenta, entre los cuales resulta inolvidable para los aficionados al cine fantástico y de aventuras el "hombre oscuro" de Sam Raimi, Darkman. No sólo aquello parecía una película de superhéroes, al uso de las que Raimi haría años más tarde, también fue una cinta con elemento fantástico en la que se revisitaban iconografías de los mitos del horror clásicos pero con nuevos atuendos. De Darkman hubo cómic y lo disfrutamos aquí:

DARK MAN (PLANETA, 1990)

Con todo, si hubo un personaje cinematográfico que marcó la década de los ochenta, ese fue Freddy Krueger, un ser de pesadilla que era un auténtico habitante de las pesadillas, de rostro desfigurado y cuchillas por dedos, sardónico y cruel, que se dedicaba a aterrorizar y mutilar adolescentes. También hubo adaptación en los ochenta:

PESADILLA EN ELM STREET (PLANETA, 1992)

El cine sirvió de impulso, aunque también otros tebeos. Y los caballeros oscuros no dejarían de aparecer en lo sucesivo...

Catalogaron estos tebeos Adolfo Gracia y Félix López

Tebeosfera. Tebeos oscuros para salas oscuras.

martes, 27 de abril de 2010

THE CROW: EL ESPECTRO DEL HÉROE

Durante los ochenta, en ciertos cómics, como los estadounidenses, se experimentó un viraje hacia el desarrollo de personajes oscuros, desposeídos de majestad, desagradables y violentos. Era el signo de los tiempos y el reflejo de las políticas imperantes (así como la prueba de que la ficción medraba en función de la madurez del público), con el revanchismo como principal bandera entre los argumentos de muchas producciones para el ocio, fuera en literatura, en cine, en videojuegos o en historieta.

The Crow es un ejemplo: un personaje regresado de la muerte para cumplir venganza, que su autor jura que creó en 1981 pero que no pudo desplegar toda su dimensión dark and gritty hasta los finales ochenta, cuando el horror servía como vehículo para mostrar la cara más cruel del terror violento.

El escritor Antonio Santos, que conoce bien los resortes de la narrativa de acción protagonizada por antihéroes, reseña esta obra atractiva por su planteamiento (y por haber tenido la suerte de gozar de adaptación cinematográfica, con lo que se convirtió en mito) y nos descubre que los miedos no proceden sólo de la apariencia repulsiva del monstruo, también de los actos repugnantes del hombre.


THE CROW-EL CUERVO. FORTUITOS ACTOS DE VIOLENCIA.

Tebeosfera. Viñetas oscuras pobladas por héroes muertos.

lunes, 26 de abril de 2010

EL HORROR DE ALAN MOORE

Autor reconocido por público y crítica, Moore se encargó de remodelar géneros en los años ochenta, siendo el horror uno de los que mejor trató, sobre todo en la serie Swamp Thing.

Para profundizar sobre el acercamiento al género del británico llega el profesor Antonio Pineda, doctor en comunicación con una tesis sobre propaganda, que logra construir un artículo lleno de enjundia y aciertos en el que aporta las claves del horror desarrollado en esta época, a saber: su transformación en busca de la mirada nueva, la implicación de los autores con el contexto social y político, y la penetración sicológica en los personajes.

Mucho se ha escrito sobre Alan Moore o sobre Swamp Thing, dos hitos del cómic de todos los tiempos, pero pocas veces se ha escrito tan bien:


EL HORROR EN EL COMIC DE ALAN MOORE

Tebeosfera. La calidad frecuente.


domingo, 25 de abril de 2010

sábado, 24 de abril de 2010

LA COSA DEL PANTANO EN ESPAÑA

Si ayer analizábamos el carácter terrorífico que imprimió el británico Alan Moore a la serie La Cosa del Pantano, hoy tenemos que dedicarle el día, como no podía ser de otro modo, a sus tebeos.

Aunque no ha habido una gran cantidad de números de las series americanas publicados en España, es cierto que los escritos por Len Wein y por Alan Moore han gozado de varias ediciones en castellano, desde que comenzaron a ofrecerse en la revista Dossier Negro, y luego con carácter monográfico en libros y cuadernos de Toutain, Zinco y otros editores.

Un gran número de esforzados tebeditores han trabajado sin descanso para catalogar todas estas publicaciones: Adolfo Gracia, Andrés Álvarez, Javier Vidiella, Eduardo Urrutia, Manuel Barrero, Rodríguez Humanes, Antonio Moreno, Paco Martos y Rafael Ruiz.

Gracias a ellos, os podemos ofrecer las fichas de todas esas historietas:

viernes, 23 de abril de 2010

SWAMP THING. EL HORROR EN LOS PANTANOS SEGÚN ALAN MOORE

Sabemos que no fue ese guionista de Northampton quien creó a La Cosa del Pantano pero, lo que sí hizo Alan Moore fue darle una dimensión terrorífica como nadie podía haber imaginado, si acaso, su editor y creador de la criatura pantanosa, Len Wein.

Moore utilizó al personaje para sus propios fines, cogió el concepto de la creación del mismo y lo retorció; el hombre (Alec Holland) que se hace monstruo para, en manos del británico, volver a resurgir, esta vez, como algo más, un elemental de la tierra, guardián del Verde y uno de los nexos del universo mágico de DC. No sólo eso, Swamp Thing se convirtió en la piedra angular sobre la que se asentó más tarde la línea VERTIGO y también la serie donde debutó el buque insignia de la misma, el sarcástico y ácido mago John Constantine.

Hoy recuperamos un excelente documento que, en su momento, publicara la revista Yellow Kid allá por el año 2003, y en el que el prestigioso escritor de fantasía y ciencia ficción Rodolfo Martínez analiza al detalle el horror que imprimiera en su día Alan Moore a este carismático personaje:




Tebeosfera. Pantanos llenos de cosas, sobre todo, tebeos.

jueves, 22 de abril de 2010

DAMPYR. VAMPIROS MESTIZOS DE LOS FUMETTI

Siguiendo la tónica de estos días, en los que vamos desgranando el horror que se hace fuera de nuestras fronteras, más concretamente en nuestro interludio italiano, nos encontramos con la tercera figura de la casa Bonelli que se enfrenta a la oscuridad en su día a día: DAMPYR.

Creada por los guionistas Boselli y Colombo, así como por Mario Rossi "Majo" en el apartado artístico, Dampyr vio la luz algo más tarde que sus cuasi homólogos ocultistas Martin Mystère y Dylan Dog, en la década de los 90.

Una serie que aún se publica, de calidad asombrosa y unos planteamientos que renuevan todo nuestro imaginario sobrenatural con miles de referencias a nuestro acervo cultural; Dampyr nos cuenta las desventuras de Harlan Drake, el hijo de un vampiro y una humana.

Para analizar este título que ya brilla entre los fumetti con luz propia, el doctor en Filología Clásica y profesor en la Universidad de Ciudad Juárez, Ricardo Vigueras, nos trae un espléndido documento:


Tebeosfera. El baile de los tebeos

miércoles, 21 de abril de 2010

DETECTIVES CONTRA DEMONIOS

De Italia nos ha llegado a España mucha cultura de los tebeos (o de los fumetti). El formato editorial striscia, las grandes revistas de los treinta y con ellas el aprecio por la tebeografía estadounidense, la pasión por los antropomorfos disneyanos, Dick Fulmine, Jacovitti y su ¡mundo cañón!, Battaglia y Bonvi, Pratt y Corto, Crepax y la historieta erótica que simulaba ser artística, Manara y la pornografía blanda, Liberatore y Pazienza, el splatter, y mucho cómic de horror (y de horror erótico).
Ayer hablábamos del fenómeno Dylan Dog, una excelente serie debida a la vasta cultura de Sclavi que a España ha llegado tarde. Lo mismo que ocurrió con otros detectives de lo oculto, fórmula de éxito en el País de la Bota que hunde sus raíces en la literatura pulp: Martin Mystère, serie policiaca de la cosecha de 1982, creada por Alfredo Castelli, que enfrentaba a su personaje con todo tipo de seres sobrenaturales...

MARTIN MYSTERE (ZINCO, 1982)
MARTIN MYSTERE. EL MISTERIO DE LA SAGRADA FAMILIA (PLANETA-DEAGOSTINI, 1992)
MARTIN MYSTÈRE (ALETA, 2004)
MARTIN MYSTÈRE. EXPEDIENTE EXCALIBUR (ALETA, 2007)
MARTIN MYSTÈRE (ALETA, 2008)

...o Dampyr, obra creada por Boselli y Colombo en 1993, de la que queremos dejar constancia ahora que estamos dando un repaso a la historieta de horror italiano si bien entronca con los tebeos de horror de los noventa, más tecnificados y desmesurados:

DAMPYR (ALETA, 2005)
DAMPYR (ALETA / DOLMEN, 2008)

Estas fichas las trabajaron los mejores catalogadores del país: Andrés Álvarez, Adolfo Gracia, Manuel Díaz, Rafael Ruiz-Dávila (y gracias, Antonio) .

Tebeosfera. Detectives de los tebeos ocultos.

martes, 20 de abril de 2010

TODO DYLAN DOG


Ayer iniciábamos el repaso del personaje más carismático del horror italiano, de la década de los ochenta y de todas las épocas, Dylan Dog. Si bien en su país de origen las aventuras de Dylan se vienen publicando ininterrumpidamente desde su creación, con reediciones y cabeceras varias, su traslación a España no ha tenido tanto éxito. Varias han sido las editoriales que han intentado reproducir las ventas de los títulos de Bonelli en España, comenzando por la añorada Ediciones Zinco que solo llegó a publicar seis cuadernos de la serie, o Ediciones B, que a principios de los noventa continuó (erróneamente) la numeración iniciada por Zinco en un sorpresivo formato tabloide que tampoco tuvo éxito. Parece que la última encarnación del Dylan Dog hispano, la promovida por Aleta y continuada por Dolmen, está teniendo algo más de suerte.

En Tebeosfera nuestros tebeditores se han liado la manta a la cabeza (aunque a estas alturas raramente se les ve "desmantelados") y han catalogado todas las ediciones de Dylan Dog en español (y ellos son Adolfo Gracia, Manuel Díaz Bejarano, Antonio Moreno, Ricard Sitjá, Alejandro Capelo y Jaume Vaquer).









Y Manuel Barrero y Alejandro Romero han elaborado la ficha de su padre (creativo, claro): Tiziano Sclavi.



Tebeosfera. Il miglior catalogo!!

lunes, 19 de abril de 2010

EL HORROR POSMODERNO DE DYLAN DOG


En los años ochenta hubo varias "revoluciones" en el cómic, la mayoría de ellas consistentes en cambios de imagen o en vueltas a lo mismo pero con un disfraz sofisticado. Es verdad que ciertos géneros maduraron, como el de superhéroes o el de horror, siguiendo las reglas de la posmodernidad: la revisitación, el juego de los referentes, la depreciacion del protagonista monolítico, la primacia de la forma sobre el contenido o el mensaje, la desacralización, la desmitificación, etc.
Uno de los exponentes de este tipo de "nuevo cómic" fue Dylan Dog, serie creada en el corazón de los ochenta y desde la que se lanzaba una nueva mirada hacia el miedo en un país, Italia, en el que el género del horror siempre había sido apreciado por el público. Esta obra fue todo un fenómeno allí (lo sigue siendo) y el doctor Alejandro Romero (también guionista y teórico de la historieta) nos aporta algunas de las claves para comprenderlo en un estupendo artículo:

DYLAN DOG. LA COMBINATORIA DEL HORROR

Tebeosfera. Sorprendemos con nuevos enfoques sobre la historieta.


domingo, 18 de abril de 2010

HORROR EN LA DÉCADA DE LA MOVIDA

La historieta española de horror en los años ochenta estuvo representada, por una parte, por las publicaciones que editaba Toutain y que prolongaban e imitaban el éxito que los productos de Warren habían tenido años atrás, rescatando por el camino a algunos autores españoles olvidados por su trabajo para agencias y promocionando otros nuevos con éxito dispar. Por otra, el horror como género se entremezclaba con la corriente superheroica que abundaba en el panorama del cómic español, dejando para el recuerdo algunas joyas que sustentarían grandes obras en el futuro. La renovación del género en la década (más sangriento, menos poético, más explícito) hizo que otras editoriales intentaran, como ya sucedió en los setenta, aprovechar el momento y sacar al mercado publicaciones que por lo general tuvieron tan poca duración como calidad.

Así hizo la ya decadente Bruguera, que antes de declararse en quiebra intentó buscar lectores fuera de las publicaciones infantiles con títulos que reciclaban material creado para mercados foráneos, como en las tristes MORBO y TERROR, mezcla de las publicaciones de Toutain y de los productos eróticos que proliferaron por aquel tiempo, o ALUCINE, repesca de las historias publicadas en Alemania por Bastei en un nuevo intento de la empresa por producir comic books.






Otras publicaciones fueron puntuales, como SHOCK de Beduina, producto que no pudo encontrar continuidad, GRITOS Y SUSURROS, de GTS, o las historias de ULTRAMUNDO, de MC, que mezclaban el horror y la ciencia ficción. Mención aparte merece la revista denominada 1883, publicada por Tiempo y que pretendía imitar el éxito de las revistas de Norma, Delta y Toutain.







[Cierto es: algunas de estas colecciones todavía no tienen sus fichas completas, pero es tarea que en un futuro será acometida por nuestros esforzados tebeditores... o por nuestros amables lectores]

Tebeosfera. Nos gustan los tebeos de décadas pasadas.

sábado, 17 de abril de 2010

ENTREVISTAMOS A JOAN BOIX

Si ayer dábamos cuenta de la carrera de Juan Boix (hoy Joan Boix), uno de los autores que destacaron especialmente durante la década de los ochenta por sus historietas de horror, ahora es el mismo autor quien cuenta sus experiencias en la historieta de antaño y en la más reciente, pues no olvidemos que el autor está de rabiosa actualidad debido a que es el dibujante del más polémico Capitán Trueno de la historia.



Con ustedes, Joan Boix:






Tebeosfera. Desde el primer susto a la última aventura.

viernes, 16 de abril de 2010

LAS MIL REVISTAS DE JOAN BOIX

Autor que se fogueó en las revistas de historietas que llenaban el mercado en los años 60, Joan Boix (Juan, durante el Franquismo) trabajó para España y el Reino Unido con las agencias Bardon Art y Creaciones Ilustradas, dibujando entonces guiones ajenos.

Se establece como creador completo a partir de 1968 y es a partir de principios de los 70 cuando realiza una amplia producción como historietista en casi todas las revistas de historietas y con el género que le dio la fama, el horror.

Así, realizó páginas para tempranas publicaciones (Dossier Negro, Terror Gráfico, SOS...) hasta pasar a las continuadoras de esta tradición, las celebérrimas Escalofrío, Vampus, Creepy y Pánico. Es tras crear Robny, el vagabundo que desembarca en cabeceras como TOTEM o Senda del Cómic, hasta la ascensión del erotismo y la ciencia ficción, cuando aparece en 1984, Zona 84, Comix Internacional o la ayer citada Metropol, entre muchas otras. Continúa dibujando series para el extranjero y, hoy día, nos llegan novedades por su mano.

El tebeditor Antonio Moreno ha redactado una muy extensa ficha que, estamos seguros, hace justicia a la firma de este gran autor:


Además, gracias al grupo de magníficos catalogadores de Tebeosfera (entre los que podemos destacar a propósito de las siguientes fichas Andrés Álvarez, Bosque Sendra, Iván Olmedo y Manuel Barrero):


Tebeosfera. Mil y un tebeos es poco para nosotros.

jueves, 15 de abril de 2010

EL KRAKEN DE BERNET

Si hace poco hablábamos de Josep Toutain, fundador de la editorial homónima y creador de la agencia Selecciones Ilustradas, y ayer ofrecíamos la ficha de uno de nuestros autores más internacionales, Jordi Bernet; hoy dedicamos la entrada a una serie editada por el primero y dibujada (junto a Antonio Segura) por el segundo: Kraken.

Esta serie fue ideada en el seno de un sello editorial, Metropol, que publicaba una revista homónima donde varias series tenían lugar en una ciudad que también repetía este nombre. En dicha urbe mora el Kraken, un horror informe para cuya caza se crea un cuerpo formado por los hombres del Grupo de Acción Subterránea o krakeneros, donde opera el héroe: el teniente Dante.

Dicha trama de horror servía para que Antonio Segura y Jordi Bernet narraran toda clase de temas que iban de lo policíaco a la crítica social.
Alejandro Cáveda nos obsequia con un muy buen documento en el que analiza una obra que, para muchos, ha pasado desapercibida.


Aún más, gracias a la labor de los tebeditores Manuel Barrero, José Manuel Rodríguez Humanes, Ricard Sitjà y Antonio Moreno, podemos ofrecer las fichas de la serie original editada por Toutain así como las posteriores reediciones que hizo la editorial Glénat:


Tebeosfera. Patrullamos más que los hombres del G.A.S.

miércoles, 14 de abril de 2010

BERNET Y EL HORROR

Hijo del historietista Miguel (o "Jorge") Bernet, Jordi Bernet es uno de los autores españoles más reconocidos a nivel internacional con una trayectoria intachable. Tras heredar la Doña Urraca de su padre en Bruguera, los caminos del joven barcelonés discurrieron por la fantasía heroica con obras como Andrax y Sarvan (no exentas éstas de cierto regusto a horror). Cabeceras de auténtico terror sobrenatural como La naturaleza de la bestia, Mr. Monster, IVAMPIIRE, una historieta en Vampire Tales, El Cuervo y, sobre todo, Kraken, junto a Antonio Segura, acogieron unas viñetas que recordaban a los grandes de la historieta como Caniff o Toth. Es a éste último, Álex Toth, a quien sustituye en la serie que creara Abulí, Torpedo 1936 (que, sin ser título de horror, se empezó a publicar en la revista CREEPY), cuando su talento es reconocida a nivel mundial.
Es gracias a Javier Mesón (El coleccionista de tebeos, ABCD), que podemos ofreceros una completísima ficha de este genial autor:


Además, no nos gustaría despedirnos sin mostraros la ficha de una obra teórica perteneciente a la Colección Magnum sobre este autor que no hace demasiado, nos ofrecía el estudioso Antoni Guiral; una obra que puede describirse sólo con grandes palabras y que ha catalogado nuestro director, Manuel Barrero:


Tebeosfera. Soñando con sus futuros y lejanos 50 años de viñetas.

martes, 13 de abril de 2010

MIRALLES: EL ALMA DE SELECCIONES ILUSTRADAS

Selecciones Ilustradas fue una agencia que Toutain levantó desde cero y generó mucho trabajo para autores patrios. A través de esa agencia fue como los españoles practicaron la "invasión" en las revistas de horror de Warren, y desde la estructura empresarial de esta agencia se formó la editorial Toutain. ¿Y quién mejor para conocer Toutain y SI que su director de producción?

Ese fue Marcel Miralles, que accedió a contestar una entrevista a petición de Javier Alcázar pero decidió hacerlo libremente, como un relato biográfico. Gracias a ello podemos disfrutar de esta

PEQUEÑA HISTORIA DE SELECCIONES ILUSTRADAS

Tebeosfera. Haciendo la historia de nuestros tebeos.

lunes, 12 de abril de 2010

TOUTAIN Y EL HORROR EN LOS OCHENTA


Durante los años ochenta, Toutain Editor fue uno de los sellos que más explotaron el género del horror. La revista Creepy fue el emblema de un conjunto de tebeos que inicialmente fueron lanzados con esa mención a modo de etiqueta, con el fin de agrupar cómics de Warren formando antologías por temas:


O antologías de autores, como el ya mencionado Wrightson o de otros de cómics de horror en Warren, caso de Bruce Jones:

CREEPY PRESENTA (TOUTAIN, 1981)

Pero Toutain comenzó también a usar el marchamo Creepy para lanzar álbumes con historietas de autores españoles (Maroto, Beroy) que se codeaban así con americanos como Russ Heath o los que integraron sus antologías sobre Vampiros:

JOYAS DE CREEPY (TOUTAIN, 1986)

También publicó horror en las antologías dedicadas a otros autores, como en:

RICHARD CORBEN OBRAS COMPLETAS (TOUTAIN/ZINCO, 1984)

ESTRELLAS USA (TOUTAIN, 1991)

Pero sobre todo interesa destacar que este editor se preocupó por publicar obras de este género o tangentes con él de autores españoles, en este caso producidas aquí desde su sello:

DRACULA (TOUTAIN, 1984)

ABOMINABLE (TOUTAIN, 1989)

EL HOMBRE QUE RIE (TOUTAIN, 1992)

EL OTRO NECRONOMICON (TOUTAIN, 1992)

Y no podemos dejar de mencionar el intento, en el último año de la década, de resucitar el título que nos dio tantas satisfacciones, con un espíritu similar, "de recuperación", que posiblemente ya no interesaba al público lector de cómics que se iba a definir en los noventa:

CREEPY (TOUTAIN, 1990)

Estos tebeos han sido catalogados por el equipo de Los Tebeditores: Javier Alcázar, Félix Cepriá, Manuel Díaz, Adolfo Gracia, Antonio Moreno, Iván Olmedo, Eduardo Urrutia y Javier Vidiella.

Tebeosfera. Décadas de cómics.