miércoles, 3 de agosto de 2011

LINTERNAS VERDES EN ZINCO

El paso de los personajes de DC por las manos de Novaro, Vértice, Bruguera y hasta Editorial Valenciana no había logrado que el aficionado español les tomara demasiado afecto. Ediciones Zinco, empresa que había medrado desde principios de los ochenta con publicaciones de guarrerías varias, primero, y de los personajes de Bonelli, después, decidió en 1983 publicar la adaptación de la película Superman III. Esto no elevó a la gloria ni al cómic ni a la película del Hombre de Acero, pero sí sirvió para que Zinco comenzase a editar Superman desde 1984, colección a la que siguieron otros títulos como Batman, La Cosa del Pantano o Nuevos Titanes. Quiso la suerte, el destino, los hados, que confluyeran varias circunstancias: uno, la aparición en DC de una generación de autores que produjo obras de primerísima calidad; dos, el gusto del público español por los superhéroes, con una generación que se había criado con Vértice y otra que lo estaba haciendo con los tebeos de Marvel a través de Forum / Planeta-DeAgostini; y tres, la asesoría y coordinación de Miguel García Saavedra y Sergio Gras / Pradera, que elevó los estándares de traducción de estos tebeos y de su edición en español. Zinco aumentó exponencialmente el número de obras traducidas apoyada por una buena respuesta del público. Y entre las series que obtuvieron cabecera propia estaba Green Lantern.


GREEN LANTERN (ZINCO, 1986)




La serie que ostentó este título fue seleccionada para su edición porque los lectores habían acogido especialmente bien las historietas aparecidas como complemento en la colección Flash, realizadas por Len Wein y Dave Gibbons. Así, en mayo de 1986 aparecía el primer número de una publicación que tradujo del 154 original hasta el 200 en veintinueve ejemplares, que incluían también historietas cortas de los Green Lantern Corps. La etapa escogida (la que más recientemente se había editado en Estados Unidos) no era una de las más brillantes de la serie, aunque contaba con el atractivo de autores como Gil Kane en las portadas, Dave Gibbons o Alex Toth en las historias de complemento o el propio Gibbons con guiones de Len Wein en los números que continuaban a los publicados en Flash, del 178 al 186 originales. También tenía el lector la oportunidad de conocer no sólo al Lantern más importante, Hal Jordan, sino a su sustituto en la Tierra, John Stewart, y al que sería un personaje importante en los años inmediatos de DC, el nuevo Green Lantern Guy Gardner.




La serie acabó con el cambio de nombre de la serie original, que pasó a denominarse Green Lantern Corps, y que terminó poco después, en el nº 205. Las aventuras de Hal Jordan continuaron en el Action Comics Weekly, pero tuvieron más relevancia en nuestro país las del “otro” Green Lantern, Guy Gardner, que formaba parte de la nueva alineación de la remozada Liga de la Justicia (de América / Internacional / de Europa). Pero eso es otra historia…


Zinco publicó poco más del personaje. Recuperó la etapa de O’Neil / Adams de Green Arrow / Green Lantern en Clásicos DC, y ya en su fase de decadencia, la “cosa” de John Byrne y Larry Niven Linterna Verde. Historia de Ganthet, Linterna Verde. Crepúsculo esmeralda, la serie central de la saga Zero Hour, donde tuvo un papel crucial el Lantern Hal Jordan, en Zero Hour. Crisis temporal, además del cruce entre editoriales Green Lantern / Silver Surfer. Amenazas impías.

Pasarían años hasta el renacer verde.


[los Green Lantern tuvieron un papel importante en las distinta series que abonaron el éxito de la “nueva” DC de la década de los ochenta]

[y el paso de Hal Jordan por Action Comics Weekly daría lugar a otra obra que en España se ha editado ¡tres veces!]
[¡pero mucho más, en las fichas de los tebeditores!]




Tebeosfera. Los trabajos y los días (más brillantes).