jueves, 15 de septiembre de 2011

BRUTO MUNDO!


La ciencia ficción, junto con la fantasía, ha sido el motor de muchas aficiones. No sólo las películas generaban un especial seguimiento por parte de muchos espectadores. Las novelas y los tebeos también fomentaron el crecimiento de una afición que consumía y, además, creaba nuevas ficciones o teoría en torno a ellas. Se les llamó el "fandom", y ellos movían gran parte de la industria de los medios para el entretenimiento.
Una facción de ese "fandom" siempre se ha manifestado intentando mostrar sus aprecios en listas de correo, publicaciones y festivales. Los fanzines surgieron como una modalidad de comunicación nueva temprano en el siglo XX y su evolución nos ha llevado hasta lo que hoy se denomina "blogosfera" o "redes sociales" en cierta medida. No son lo mismo, pero se nutren de la misma fuerza impulsora.
Los fanzines han sido y son importantes. Mucho. Y los impresos, aunque cada vez escasean más, forman parte de nuestra cultura popular y con ellos se puede construir una memoria de los aprecios, afanes, proyectos y aspectos de esa cultura que, por desgracia, es de naturaleza efímera.
Pero en TEBEOSFERA no vamos a permitir que los fanzines se diluyan como lágrimas en la lluvia. Los recordaremos. Los rescataremos si se puede y los catalogaremos aunque no nos gusten siempre y cuando contuviesen historietas o trataran sobre tebeos.
El que hoy presentamos aquí nos gusta. De hecho podría decirse que es una de las publicaciones que mejor ahondan en la comprensión de la cultura popular, en todas sus manifestaciones y facetas, sin remilgos y sin absurdas llamadas al elitismo.


Este fanzine, o revista, lo ha catalogado con verdadero esmero Palmiro Bimola, que no se ha ceñido a la descripción puntual y el desglose de cubiertas. Nanay. Nuestra ficha de Mondo Brutto es LA ficha de Mondo Brutto. Y cada ficha de cada número vinculado a ella informa sobre el contenido completo de cada número, que constituye una fuente de documentación e información hoy por hoy impagable.

Tebeosfera. Catalogación brutal.