lunes, 3 de octubre de 2011

POPEYE

Popeye siempre fue un culo de mal asiento.
Podía haber nacido en su propia serie de tiras pero no, tuvo que ir a nacer en otra, Thimble Theatre, como invitado que se inmiscuyó en la inagotable imaginación de Segar para terminar descollando entre todos los demás personajes. A la postre, él sobrevivió.
El marinero con malas pulgas podría haber aparecido como estrella en su propio serial animado. Pero no, tuvo que ir a nacer en otra serie animada, la de Betty Boop, que le dio pie para aquel inolvidable "I Yam What I Yam".
Y a su llegada a España podría haber sido... eso: Popeye. Pero no, fue Sopapo, que lo cierto es que no le quedaba nada mal como nombre de personaje de tebeo aficionado a resolver las situaciones comprometidas a tortazos.
Sobre Popeye habría mucho más que decir, pero lo dejaremos para otro momento. Ahora lo que deseamos es que disfruten con el recorrido íntegro por los tebeos españoles en esta ficha de saga con sus correspondientes series:

POPEYE

Popeye, de Segar
Popeye, de Sagendorf

Contribuyeron a estas fichas Félix López, Carlos De Gregorio y Jordi Manzanares.

Tebeosfera. Salta a los ojos.

ENMIENDA OBLIGADA

Tras la publicación de esta entrada nos hemos percatado de dos errores de importancia. El primero, que hemos elegido una imagen para ilustrar un asiento sobre Popeye con un personaje, una serie y un tebeo en el que no apareció Popeye sino una parodia del personaje de Thimble Theatre, el marinero llamado Sopapo. Esta serie fue una parodia del personaje de Segar, de ahí el gran parecido, y la hemos eliminado ya de la ficha de Saga de Popeye. También hemos cambiado la fecha de aparición de este tebeo monográfico a 1936, pues como bien afirma Antoni Guiral en su libro
100 años de Bruguera, Sopapo fue una serie aparecida en 1936 en la revista de El Gato Negro de doble título por entonces La Alegría Infantil / Shirley Temple; en 1930 hubiera sido muy raro el lanzamiento de este tebeo ya que Popeye todavía no era conocido en España. He aquí la nueva ficha.
Con todo, y para que quede constancia de nuestro error y de esta enmienda, dejamos la entrada tal y como estaba con la imagen incorrecta, para evidenciar que como catalogadores nos merecemos también un buen sopapo.

La dirección.


1 comentario:

Ismael Fancito. dijo...

Pues creo que es genial poder dejar así la entrada. Porque es como casi ver la 'fabricación' del Catálogo, y el carteo entre los expertos.