viernes, 2 de marzo de 2012

AMANTES DE LA BDSM

Desde mediados de los cuarenta hubo ciertos autores que demostraron sin complejos su gusto por el fetichismo, por esa corriente en la que entraban en juego las pulsiones sadomasoquistas ligadas al sexo, con la imagen de una mujer explosiva, sexualmente activa y dominante presidiéndolo todo.
Esta remodelación de la figura de la mujer partiendo de fantasías sexuales masculinas no era nueva, pero sí lo era su popularidad en los medios, a la que contribuyeron autores como John Willie, padre de la serie Sweet Gwendoline, muy popular en la revista Bizarre en los años cincuenta, que sería continuada por el conocido Eric Stanton en los sesenta y se constituyó en todo un referente de este tipo de iconografía bondage.
Félix López ha construido la ficha de saga derivada de esa serie y la de su creador:





Tebeosfera. Dulce bondage.