martes, 24 de abril de 2012

J.M. BERENGUER. IN MEMORIAM

La muerte de Jose Maria Berenguer ha entristecido a la profesión y a la afición de la historieta española. Berenguer, apasionado por la cultura underground, fue un editor emprendedor que supo tomar el pulso a la cultura a mitad de la década de los setenta y que, con un préstamo de Toutain, fundó una editorial de tebeos llamada La Cúpula. Este sello, con la revista El Víbora como bandera, representó mejor que ninguna otra editorial española la renovación del cómic patrio. Se atrevió más allá que ninguna otra en su momento, abrió posibilidades a jóvenes y rompedores autores, tocó temas tabú hasta entonces (prostitución, travestismo, homosexualidad, drogadicción) y expandió su fondo de publicaciones hasta constituir uno de los más variados y comprometidos del panorama nacional.


Berenguer publicó con insistencia a Crumb y a otros grandes del underground americano, pero también a autores españoles, como Pons y Nazario, entre muchos otros, que supieron traer al primer plano a la mujer como sujeto sexual. Sobre este particular queríamos tratar un poco más adelante en el presente número de Tebeosfera, y para ello recurrimos al mayor conocedor de underground español, Pablo Dopico, investigador del mundo del cómic y la historia del arte que ha publicado un excelente ensayo en Cátedra sobre el particular y cuyo artículo adelantamos con el fin de rendir homenaje a uno de los editores más importantes de la historia de los tebeos en nuestro país:


Tebeosfera. In memoriam.