sábado, 5 de mayo de 2012

ARRIMADOS AL EROTISMO

Según se avanzaba en la década de los setenta, varios sellos que habían editado tebeos de tipo estándar, siguiendo los modelos tradicionales (aventura, romance, humor), se sumaron a la moda del sexo. Lo cierto es que sus lanzamientos fueron en todos los casos breves y algunos títulos prometían verdaderamente, pero al parecer no encontraron su público.

Por ejemplo, muchos lamentamos que Garbo dejase de editar tebeos por entonces, porque fue un sello que integró grandes firmas de nuestra historieta en sus efímeras publicaciones de los años 1976 y 1977:


También la editorial Bruguera, el pilar de la industria editorial de tebeos hasta la fecha, se atrevió a poner en circulación tebeos de humor con los autores de siempre pero trabajando en obras sicalípticas. Ninguno de los títulos duró, y hoy se consideran "raros" dentro de su fondo editorial:


Otro de los pilares de la industria editorial de la historieta había sido hasta ahora Editorial Valenciana, que por estas fechas estimó la posibilidad de publicar también alguna serie de muchachas en paños menores. Su lanzamiento, bajo el sello asociado Edival, no logró permanencia:

Ibero Mundial de Ediciones, sello puente entre la forma clásica de hacer tebeos y las nuevas fórmulas de explotación, también culminó su vida editorial con publicaciones tintadas de erotismo. Como pasó con Garbo, IMDE puso el punto final a su presencia en los quioscos con un tebeo "sexy".
Para la historieta española comenzaba el llamado boom y el erotismo también formó parte de su desarrollo.



Tebeosfera. El erotismo como coda.