jueves, 17 de mayo de 2012

GHITA Y OTRAS GUERRERAS DE THORNE


En los años setenta, el personaje Red Sonja cambió la forma de ver a las heroínas de comic book. Nunca una mujer había aparecido tan apetitosa a la vista y tan peligrosa al tacto. Se convirtió en una heroína que sedujo a los muchachos y posiblemente en un referente simbólico para muchas chicas. Uno de sus dibujantes más recordados, Frank Thorne, eligió dedicarse al cómic erótico tras haber pasado el personaje bajo sus lápices, y durante la década de los ochenta (y la siguiente) creó varias series protagonizadas por voluptuosas guerreras de armas tomar en las que el máximo común denominador fue el sexo. El sexo practicado de forma natural, desinhibida o reivindicativa, sobre todo en el caso de Ghita, la más popular de todas ellas.
Sobre la erotomanía de Thorne y el desparpajo de Ghita nos habla hoy nuestro fiel colaborador Paco Martos, en un ameno artículo que baraja feminismo con autocensura editorial (y transgresión con fantasía) en los cómics estadounidenses que se liberaron durante los años ochenta en busca de nuevos horizontes para lo erótico a través de la representación de la mujer.

GHITA, LA DIOSA RAMERA DE ALIZARR

En la imagen, portada de Amazing Heroes, 123, dedicado a Frank Thorne. 
Tebeosfera. Artículos claros, amenos, bien escritos.