martes, 15 de mayo de 2012

OMAHA, LA GATA QUE CALENTÓ A LOS ESTADOUNIDENSES


Mientras en la vieja Europa el erotismo llegaba a todos los quioscos en un festival de desnudez y lubricidad que empapó la nueva modalidad de "cómics para adultos", en los EE UU los comic books seguían aferrados a las viejas cadenas de la moralidad. Allí sólo se atrevieron a mostrar sexo abiertamente en el ámbito del underground pero no en el mainstream. No obstante, estos cómics marginales fueron ganando adeptos poco a poco, convenciendo a muchos por su evidente calidad, hasta que editores con arrestos apostaron por este "nuevo cómic" más fresco y más arriesgado.

Dentro de esta corriente hubo varias obras de calidad con contenidos sexuales explícitos que participaron en la carrera hacia el reconocimiento del cómic para adultos en los EE UU, pero uno destacó especialmente: la tira protagonizada por una gata stripper Omaha, que debutó en la publicación 'under' Vootie en el crepúsculo de los setenta. La innegable calidad argumental y gráfica de sus historietas interesó tanto al editor de Kitchen Sink como al de Fantagraphics durante los ochenta y siguientes décadas, y Omaha se convertiría en una de las series más aclamadas de todos los tiempos, merecedora de varios premios y candidata a muchos más. ¡Y eso que era un cómic protagonizado por personajes zoomorfos!

Sobre esta obra rompedora, atrevida, arriesgada, en la que el sexo aparece como algo necesario en la trama, útil para el desarrollo de las historias y nada ofensivo (pese a que despertó no pocas polémicas en su día), nos habla un joven investigador alicantino ligado a las jornadas universitarias de Unicómic que está desarrollando una lúcida labor de divulgación, Eduard Baile:

SE MUEVE COMO UN GUEPARDO Y BRILLA COMO UNA ESTRELLA: 
"OMAHA", THE CAT DANCER


Tebeosfera. Momentos clave de la historieta mundial.