jueves, 7 de junio de 2012

UN GENIO EN EL LUPANAR


Desde que la prensa satírica se desperezó en España y comenzó a ofrecer contenidos subidos de tono, con señoritas muy ebúrneas y muy desvestidas, surgieron historietistas que se aprovecharon de esta nueva oportunidad. Alguno, díscolo, se refugió en el humor para convocar a esas Venus de papel y construir con ellas una constante y subterránea sátira sobre el uso del cuerpo femenino por parte del hombre gañán.
Esto hacía Norton en 1977, en Muchas Gracias, por ejemplo. Fue denunciado rápidamente. Y fue condenado a estar en silencio por dos años.
Pero volvió, en los ochenta y en los noventa. Disfrazado con otros nombres, como Sánchez Zamora, como Calsina, como Las Percas, como Valls... Regresó para hacer "erotismo inteligente" si es que podemos ensayar un término definitorio. Hacía una amalgama de géneros (documental, drama, terror, comedia) que no se detenía en la exuberancia o la genitalidad, yendo más allá, hasta el fondo de cada personaje.

LIBIDINOSIDAD SURREAL. ENTREVISTA A NORTON

Hay autores que son genios hagan lo que hagan.

Tebeosfera. Entrevistas que sorprenden.