domingo, 22 de julio de 2012

SOFT Y SADOMASO

El cómic erótico ha ido menguando con los años, sobre todo a partir del final de la década de los años noventa, aparte de que ha experimentado cierta transformación, en algunos casos diluyéndose en la parodia (como expresábamos ayer). Pero un conjunto de autores se ha mantenido encuadrado en lo que podríamos denominar “erotismo clásico”, ese que está pendiente de no rebasar ciertos límites en la explicitud, y que hoy llamarían “porno soft”. Y hay otros que han preferido seguir trabajando en la parafilia del sadomasoquismo, que ya sabemos que es tan vieja como el propio género. Veamos los casos más importantes publicados en el final del siglo XX.

De la estela soft hay que recordar forzosamente veteranos del erotismo como Altuna, Abulí, Saurí, Azpiri, Vega o los dos Giménez, todos ellos presentes en:


Varias de estas obras han sido recuperadas recientemente:
Dentro de la corriente sadomasoquista, en el final del siglo XX se publicaban todavía revistas exclusivas que incluyeron historietas, como la titulada precisamente


Quien publicaba allí historietas era el autor Josep de Haro, un dibujante que había comenzado a trabajar en los ochenta en las publicaciones de Toutain y que había destacado entre los colaboradores de Kiss Comix


En 2000, De Haro participó en una revista de un sello poco conocido, Dofantasy, pero que posteriormente sería uno de los que se mantuvieron más tiempo en el mercado publicando cómics sadomasoquistas, hasta hoy mismo, bien que en internet. En Tebeosfera hemos hecho lo posible por rescatar los tebeos publicados en castellano de esta colección, ciertamente escurridiza:


Tebeosfera. A las duras y a las maduras.