lunes, 23 de septiembre de 2013

COMIENZOS Y DESARROLLO DE UNA GRAN OBRA

Hemos visto que Jan evolucionó de forma muy rápida y significativa durante su estancia cubana, pero el autor ya tenía cierta experiencia en la historieta española y la animación. Tras su regreso de Cuba todo el bagaje adquirido anteriormente no sirvió de carta de presentación, y prácticamente tuvo que empezar desde cero, aunque su forma de narrar y su estilo ya se habían asentado en su forma de trabajar. Así, desde finales de los sesenta hasta su total maduración como autor a finales de los setenta, colaboró como ilustrador en cuentos infantiles, realizó historietas en tebeos para niños, dibujó los guiones de otros al estilo Bruguera, adaptó personajes ya creados a la idiosincrasia nacional e imaginó múltiples y variadas series que en su mayoría no llegaron a fructificar.


De sus inicios en una España triste, y de su reinicio en una España esperanzada, nos habla nuestro director Manuel Barrero en un artículo que repasa una ingente cantidad de material de manera amena y profunda, revelando páginas que hacía tiempo no se recordaban.


Tebeosfera. Dando buenos frutos.