domingo, 15 de septiembre de 2013

UN CAFÉ CON LECHE Y UN CROISSANT

Que levante la mano quien no conozca a Superlópez. O a Pulgarcito, el pequeñín de la gorra y su gato Medianoche. O al que no le suenen esas figuras de animales antropomorfos que poblaban algunas revistas de historietas, o esos niños cabezones con ojos puntiformes que llenaban los cuentos de nuestra infancia. O quien no haya leído, impelido por la moda del momento, las historias en papel de sus queridos Marco o Heidi. Habrá alguno que recuerde incluso a personajes como Lucas y Silvio, Don Talarico, Tax y Taxi o Cab Halloloco.


Todos ellos son fruto del trabajo de Juan López, conocido universalmente como Jan, uno de nuestros mejores historietistas, todavía en activo, de grafismo reconocible y amable. Y desde nuestro punto de vista, merecedor de todo un número de Tebeosfera para él solo, en el que durante los próximos meses repasaremos su obra aportando datos desconocidos o poco estudiados hasta ahora, escribiendo sobre sus series más conocidas y aquellas que no lo son tanto, escudriñando en sus historietas foráneas, disfrutando con su relectura. Y lo hacemos en el año en el que su creación más famosa, Superlópez, cumple cuarenta años.

Aficionados a la historieta, prepárense a disfrutar. Comienza T11.

[Caricatura de Jan realizada por Pablo Pino]

Tebeosfera. Homenajes merecidos.