lunes, 31 de marzo de 2014

TESTIGO DE LA TRANSICION


La muerte de un Jefe de Estado o de Gobierno siempre nos hace volver la mirada hacia atrás para modelar el mito. Y en ocasiones olvidamos que los logros de un líder político en realidad son hitos en un proyecto de mayor envergadura, colectivo, con gran participación del Pueblo.

Sí, "Pueblo" con mayúscula, como "Jefe" y como "Estado" o "Gobierno".

Adolfo Suárez representó un viraje brusco en la política española dentro de una inercia que pretendía adaptarse a la situación de la sociedad española mucho más lentamente. El cambio, aquella transición, fue por ello un trance complicado que discurrió entre la reclamación y el olvido.

Olvidamos casi todos. O nos obligaron al olvido. Ese "casi todos" era el pueblo. Reclamaron las clases intelectual, artística y satírica, entre cuyos representantes estaba el tebeo El Papus.

Aquella revista, aunque era una publicación casi marginal por entonces, dirigida por un puñado de izquierdistas irreverentes y algo exaltados, era en cierto modo "El Pueblo".

Tendemos a enaltecer a los líderes que hicieron grandes cambios cuando miramos a nuestro pasado reciente, pero también conviene recordar los pequeños cambios que querían hacer los representantes del pueblo llano.

La investigadora francesa Marine Lopata nos ayuda a entenderlo con la conferencia

LA REVISTA EL PAPUS Y SU PAPEL DURANTE LA TRANSICIÓN

Tebeosfera. Memoria colectiva.