miércoles, 27 de agosto de 2014

LECTORES DELINCUENTES

Hoy en día es fácil encontrar en internet un texto que se refiera a la historieta; las recensiones, reseñas y opiniones abundan, sobre todo en aquellos temas más mediáticos. Es más difícil poder leer textos pensados, elaborados y que tengan cierta enjundia, que se detengan en la historia del medio o en la de sus creadores más allá del cariño del aficionado. Y lo que es excepcional es el hallazgo de ensayos fundamentales, hitos en la teoría del cómic que se convierten desde el momento de su publicación en referencia. Tenemos la suerte de publicar hoy uno de esos textos, un magnífico estudio que nos brinda Ignacio Fernández Sarasola, que ya nos impresionó con su artículo sobre el comunismo en los cómics, y que ahora nos asombra por su sapiencia y su capacidad de divulgación sobre un tema que mezcla la aspereza de la legislación con la pasión por la historieta y su relación con la sociedad en la que se desarrolla. Mucho se ha hablado del dichoso Comics Code, pero pocas veces se han analizado tan bien las circunstancias que condujeron al mismo.




(Y no se pierdan la espectacular edición que ha llevado a cabo nuestro coordinador editorial Félix López).

Tebeosfera. No hay más preguntas, señoría.