viernes, 3 de octubre de 2014

T12: DE FINALES Y COMIENZOS


Llegado el otoño, damos por concluido “T12”, el número 12 de la segunda época de la revista Tebeosfera, que durante nueve meses ha ofrecido a sus seguidores una cantidad importante de contenidos, como da buena fe nuestro sumario. Como adelantábamos en el editorial, este número ha sido lo que pretendía: variado y de transición, entre el monográfico dedicado al autor JAN y el próximo, en el que vamos a profundizar sobre lo producido en tierras americanas. A continuación repasamos lo que dio de sí este número.

Arrancamos en enero de 2014  con una portada dedicada al comic biográfico con un certero texto de Paco Martos titulado “Autobiografia enferma” sobre cómo plasman los historietistas la enfermedad, una reseña de Pablo Herranz del último y premiado trabajo de Sento, Médico novato, y un texto de Óscar Gual sobre la vida en viñetas de Miguel Gallardo.

En febrero, coincidiendo con el festival Carmona en Viñetas en el que tuvieron una especial implicación varios miembros de la Asociación Cultural Tebeosfera, publicamos un recorrido panorámico de Manuel Barrero sobre la historia del comic en Andalucía, al mismo tiempo que recuperamos la emotiva declaración de amor por los tebeos de José Maria Conget impartida a modo de conferencia en el Museo de Cádiz que llevó por título “Carpanta en el museo”. También rescatamos un texto de José Joaquín Rodríguez sobre un héroe andaluz: “Fermín Salvochea y el cantón gaditano“, y publicamos íntegro un tebeo de Rafa Marín y Ángel Olivera con la biografía de este personaje.
Marzo fue un mes muy especial, porque lanzamos el Informe Tebeosfera 2013, un ambicioso trabajo estadístico que repasaba pormenorizadamente la industria española del cómic durante el año 2013. Un estudio de este tipo no se había realizado jamás con tanto soporte de datos, y a pesar de sus defectos, estamos convencidos de que marca un camino a seguir en la forma de entender la deriva de nuestra estancada industria. El informe tuvo una considerable repercusión en los medios e instituciones, incluso en el extranjero, lo que nos anima a darle continuidad.

Ese mismo mes, dedicamos una portada al genial autor satírico Andrés Rábago, con un ensayo de Pablo García sobre su obra como OPS y El Roto en Hermano Lobo (que tuvo una segunda parte en septiembre, igualmente destacable por la profundidad de su análisis) y con una lúcida reseña de A cada uno lo suyo, del escritor y humorista Lombilla. Continuamos en esa vena satírica con dos ensayos sobre la revista satírica El Papus, a cargo de dos investigadoras de excepción: Marine Lopata que nos ayudó a entender su papel durante la transición, y María Iranzo Cabrera, que arrojó nueva luz e interesantes datos sobre su trayectoria. Todo un mes dedicado al humor inteligente.

Abril fue un mes de diversidad: Katia Almerini nos habló de Montserrat Clavé y su papel en el cómic de la transición, mientras que Yexus entrevistó a Ralf König, el rey alemán de la comedia. Un singular contraste, dado que el autor germano ha sido acusado en alguna ocasión de misoginia… Aclaramos que no fue buscado (al menos conscientemente).

En el mes de las lluvias hablamos también de obras teóricas. Eduardo Martínez-Pinna nos ofreció un detallado recorrido a la trayectoria de Sunday, revista dirigida en su día por Mariano Ayuso que fue testigo de una época. Por su parte, nuestro subdirector, Javier Alcázar, reseñó uno de los atractivos catálogos de las exposiciones del Casal Solleric de Palma (en esta ocasión el dedicado a Russ Heath). Nuestro nuevo redactor Héctor Tarancón, con ocasión de la celebración del 75º aniversario del Caballero Oscuro, debutó diseccionando el libro Batman en la periferia


En mayo, coincidiendo con la presentación en el Salón del cómic de Barcelona del libro Tebeos. Las revistas infantiles (primer número de la flamante nueva colección Memoria de la historieta, que se abre con una esplendorosa portada de Paco Roca), ofrecimos al respetable un aperitivo del lanzamiento, la introducción del libro, por Javier Alcázar, y en paralelo una investigación de Jordi Manzanares y Francisco Sanchez Obiol sobre la identidad de uno de los primeros historietistas vinculados a Dominguín, el que durante mucho tiempo fuese considerado el primer tebeo español. Un mes dedicado a recuperar la memoria de nuestros tebeos.

Sin bajar el ritmo, en junio iniciamos una serie de largos artículos sobre la historieta francobelga, abriendo con el extenso ensayo de Ángel Olivera titulado “Un narrador llamado Charlier”, que fue complementado con un repaso biográfico sobre la vida de uno de los más importantes guionistas galos de la historia, J. M. Charlier, escrito por otro nuevo redactor, Juan Agustí. La terna quedó completa con una corta pero atractiva entrevista a Corteggiani y Blanc-Dumont a cargo de Yexus.


A mediados de junio nos reclamó la actualidad: la abdicación del rey la retirada de una portada de la revista El Jueves en la que se satirizaba la entrega de la corona a Felipe VI nos decidió a centrarnos en la sátira monárquica durante unos días. Así, José Orcajo nos deleitó con dos interesantes textos sobre la prensa satírico-grafica en otras abdicaciones borbónicas, el primero sobre Isabel II  y el segundo sobre Alfonso XIII. Jordi Riera tradujo al castellano un artículo sobre la publicación catalana antimonárquica L’Esquella de la Torratxa, y también recuperamos dos textos de Manuel Barrero relacionados con el asunto, uno sobre la trayectoria de El Jueves y otro sobre la sátira monárquica en el siglo XX. El autor y director de Tebeosfera complementó esos dos trabajos con uno nuevo, sobre la deriva de la sátira gráfica en el siglo XXI, en el que prestaba especial atención a la autocensura puntual de RBA sobre El Jueves que finalmente provocó la salida de numerosos dibujantes de la revista para fundar otra publicación satírica: Orgullo y satisfacción.


En julio retomamos los contenidos interrumpidos, los dedicados al estudio de la bande dessinée. Lo hicimos con otro texto de Ángel Olivera sobre el tándem formado por Hermann y Greg. Juan Agustí realizó nuevos repasos biográficos a las trayectorias de ambos autores, Greg y Hermann
Jordi Canyissà nos regaló un interesante texto sobre la escasamente conocida e inconclusa aventura de Hergé y Greg Tintin y el termocero; Antonio Altarriba nos permitió reproducir uno de los ensayos del malogrado Tintín y el loto rosa sobre las máscaras del popular símbolo belga; y terminamos de revisitar la edad de oro de la línea clara con Blake y Mortimer gracias a Ángel Olivera, que contó de nuevo con el apoyo de Juan Agustí, autor de un texto biográfico sobre Edgar P. Jacobs.
Cuando más arreciaba el calor, inasequibles a las altas temperaturas, compusimos nuestra portada más internacional con tres interesantes trabajos: el excepcional ensayo largo de Ignacio Fernández Sarasola sobre los cómics y la delincuencia juvenil en EE UU durante la golden age, a lo que siguió un capítulo del apasionante libro sobre el cómic ruso Komiks de José Alaniz, que versa sobre los cómics autobiográficos de Nikolai Maslov, y puso la guinda un texto panorámico sobre el desconocido cómic griego, por Lida Tsene.
Tras el verano, emprendimos la recta final con una triple reseña de Manuel Barrero sobre tres tebeos biográficos (Pepe, de Carlos Giménez, La voz que no cesa, de Ramón Pereira y Boldú y El caso Maiakovski, de Laura), un apunte biográfico de J. M. Varona sobre el dibujante Zésar y Jordi Riera nos proporcionó dos interesantes textos sobre colaboradores de la inagotable Editorial Bruguera: una entrevista con Joan March y un texto sobre las peripecias profesionales de Antoni Bancells.


En definitiva, ha sido un número heterogéneo, con temáticas muy variadas, aunque sobre todo interesado por la sátira y por la historieta franco-belga, pero sin perder de vista el mercado español y los tebeos de toda la vida, como ejemplifica el lanzamiento del Informe Tebeosfera y de la nueva colección Memoria de la historieta. Pero esto no acaba aquí: no terminará el año sin otra edición electrónica de la revista Tebeosfera, y además con novedades impresas de ACyT Ediciones.  Y aférrense a sus sillas giratorias porque para el año que viene prometemos más y mejor.
 
Atentos a sus dispositivos digitales, que Tebeosfera sigue.

Tebeosfera. Suma y sigue.