sábado, 28 de febrero de 2015

UN DETECTIVE DEL ESPACIO-TIEMPO


La primera colaboración de Oesterheld y Breccia no fue la serie Sherlock Time, pero fue en ella donde por primera vez se emplearon a fondo en la creación de un modelo de historieta que revolucionaría el medio en la Argentina y en el resto del mundo.

La claves para ello eran: entender que la aventura era un campo mil veces arado y mil veces recogido, pero no agotado, y había que abrir nuevas vías de relato. El héroe ya no era apolíneo, era un tipo duro, enigmático, dado a la lectura e introspectivo. Los ambientes se habían vuelto oscuros, opresivos, claustrofóbicos.

Con Sherlock Time comenzó a soplar un nuevo aire para la historieta. Un aire frío...

Nos lo recuerda Jordi Juanmartí con esta acertada reseña:

SHERLOCK TIME: HISTORIAS DE SOMBRAS Y LUCES EN EL ENCUENTRO DE DOS MAESTROS

Tebeosfera. Tiempo de historietas.