miércoles, 11 de marzo de 2015

HGO Y LO POPULAR


El cambio trascendente que se produjo cuando se agotaban las premisas de la modernidad, allá por el final de los cincuenta, fue la desaparición del monolitismo del mito. El proyecto del hombre como medida de todo, conquistador, guerrero, colonial, explorador y gobernante recto del mundo se vino abajo paulatinamente mientras la realidad iba por su cuenta demostrando que todo seguía igual. O peor. Y surgieron otras ideas, revolucionarias: lo joven al poder, la imaginación como motor, la no violencia como solución, la integración como receta. ¿Y el héroe, se quedó solo? Al contrario: quedó acompañado. Se volvió menos mandón para compartir ideas, esperanzas y proyectos con otros.

Oesterheld, guionista de aventureros de una pieza casi toda su vida, supo ver esta transformación prontamente. Y creó al héroe colectivo, una revolución en la viñeta que apuntaba hacia el llamado "cómic adulto" o "cómic de autor" que vio la luz en 1957.

El investigador Luis Sujatovich nos lo aclara en un artículo muy interesante que hemos sacado del pozo del olvido.

GUTIÉRREZ Y OESTERHELD. INFLUENCIA EN LA CULTURA POPULAR

Tebeosfera. Siempre con lo popular.