jueves, 25 de junio de 2015

NUEZ, UN SÍMBOLO


Cuando un personaje se sobrepone al autor y le sustituye es porque se ha cruzado la barrera del tiempo. Para algunos autores, como Hergé, Quino, Pratt, Kelly, etcétera, el recuerdo de su vida se halla indefectiblemente ligado a sus creaciones de ficción (Tintín, Mafalda, Corto, Pogo...). El caso de René de la Nuez fue similar en Cuba. Poco tiempo después de aparecer El Loquito en la prensa a Nuez le llamaban "loco" o "loquito" y René pasó a segundo plano.
Pero no su obra, incisiva y combativa, que durante el periodo previo al triunfo de Fidel Castro, sirvió como lanzadera de mensajes en clave y como aliento de los revolucionarios.
Adelaida de Juan lo recordó en un discurso que ahora reproducimos, junto con memorias del propio De la Nuez.

NUEZ. PREMIO A LA CARICATURA

Tebeosfera. Mensajes en viñetas.