lunes, 16 de septiembre de 2019

LA MEMORIA RECUPERADA




Debemos reconocerlo: las políticas culturales en España han dejado mucho que desear en lo relativo a la cultura popular. Cuidamos bastante nuestro patrimonio monumental, también el literario, el musical, el pictórico, el folclórico, por supuesto el religioso... pero otras actividades artísticas o artesanales han sufrido el desprecio sistemático. Por eso, hoy tenemos como resultado un pobre conocimiento de nuestras aleluyas, de la prensa ilustrada local, de la novela popular o de nuestra historieta, lo que conlleva un escaso conocimiento de nuestra historia y cultura social.

No obstante, estamos de enhorabuena porque por fin ha fraguado una iniciativa (privada, eso sí) para poner en marcha un museo del tebeo. Ha sido en Sant Cugat, desde el 13 de junio del presente año, y ese espacio museístico nos ofrece un recorrido por los tebeos del siglo XX, incluso de aquellos que fueron realizados por autores de aquí para editores extranjeros. En este museo hallaremos muestras originales, ejemplares codiciados y un surtido de explicaciones que permiten al visitante conocer fácilmente la evolución de nuestra industria de los tebeos.

LA AVENTURA MUSEÍSTICA DEL TEBEO

Tebeosfera. Del tebeo al museo.



martes, 10 de septiembre de 2019

ENTINTANDO EN LAS SOMBRAS




Hoy está feo llamar a alguien negro, aunque sea un literato cultivado. La figura del nègre littéraire o del ghostwriter es bien conocida en la novela y en el ensayo. Es sabido que no todo lo que firmó Alexandre Dumas lo escribió él. El religioso que amaba los tebeos (religiosos) Fray Justo Pérez de Urbel tampoco escribió todo lo que está a su nombre. ¡Ni George Lucas elaboró la novelización de Star Wars, claro que no! Es así. Por eso los negros aún existen, porque son necesarios, y seguirán existiendo.

En la historieta también los hubo y los hay. Todos tenemos conocimiento de que las grandes tiras de prensa de los grandes artistas americanos eran terminadas por un ejército de laboriosos artistas. También sabemos que los tebeos de los grandes nombres de la historieta europea (Hergé, Peyo, Ibáñez...) llevaban solo su firma pero no los realizaban ellos al completo. Y esto no solo ha sido propio de grandes autores de renombre, otros dibujantes que querían aumentar su producción recurrieron a ayudantes de taller para conseguirlo. Esta entrevista cuenta una experiencia de uno de los ayudantes de Fernando Fernández, Albert Tarragó (entrevistado para Tebeosfera por Miguel Ángel Ferreiro):

LA SOMBRA DEL ENTINTADOR

Tebeosfera. Luz y taquígrafos.









jueves, 5 de septiembre de 2019

FORASTERO EN TIERRA EXTRAÑA




No, no vamos a hablar de un relato sobre un futuro en el que un marciano hijo de terrestres regresa a la Tierra en plan mesiánico. No. El título de esta entrada versa sobre la triste sensación que se produce cuando descubres que tienes que desplazarte a tierras lejanas, extrañas, para poder buscarte el pan o para poder progresar profesionalmente. Y también sobre la aún más triste sensación de que cuando vuelves a tu casa te has convertido en un forastero de producción ignota, a la que nadie da importancia simplemente porque la desconoce.

Esto ocurría con los dibujantes de historieta del siglo pasado cuando emigraban a industrias extranjeras. Algunos eran excepcionales artistas que trabajaban para sellos poderosos de Reino Unido, Francia, Estados Unidos, etcétera, pero en España eran desconocidos. Jordi Franch fue uno de esos autores. Un gran dibujante con escasa obra en tebeos para niñas y abundante en comics for girls. Y uno de los primeros autores españoles que se encargaron del dibujo de una comic strip sindicada en los Estados Unidos, algo nada fácil por entonces. En este artículo de Miquel Poveda se explica todo con detalle (y lleva imágenes nunca vistas del autor):

FRANCH. UN MAESTRO DESCONOCIDO DEL CÓMIC

Tebeosfera. Viñetistas por el mundo.

domingo, 1 de septiembre de 2019

CARRIGAN: EL ETERNO DIALOGADOR





Desde 1959, Angelo Antonioni, Crowley Farber, Lou Flanagan, Anthony Hamilton, Sol Harrison, Anthony Michaels, Anthony W. Rawer, Angela Windsor y Lou Carrigan no han dejado de dialogar. Parecen muchos, cierto, pero el diálogo lo establecían solo con una persona: Antonio Vera.

Vera es uno de esos escritores de historias cortas, sencillas, contundentes, que se vendieron masivamente en los quioscos españoles durante la segunda mitad del siglo pasado. Destacó sobre todo en la acción policíaca y el wéstern, aunque escribió de todo para el mercado del bolsilibro, siendo uno de sus principales ilustradores Rafael Cortiella, con quien mantuvo una larga amistad.

Este texto, escrito a modo de diálogo (como el discurrir de sus relatos novelados), constituye un homenaje a la carrera de Cortiella. Un hermoso recuerdo de quien le conoció muy bien:

EL ENCUENTRO MAGISTRAL 

Tebeosfera. La memoria de la experiencia.


jueves, 29 de agosto de 2019

EXPOSICIONES DE CORTIELLA




Con la nueva funcionalidad de Tebeosfera que hemos denominado Exposiciones podemos agrupar un conjunto grande de imágenes con textos introductorios o al pie para efectuar recorridos gráficos sobre cualquier asunto. Nos permite abundar en la producción de un autor en concreto, como es este caso (el del recientemente fallecido Rafael Cortiella, el eje del presente número de Tebeosfera, dedicado a la migración hacia las industrias europeas del cómic popular en la segunda mitad del siglo XX), o bien generar un orbe gráfico con todos los satélites posible orbitando en torno a un asunto concreto.

Tenemos en mente varias exposiciones previstas sobre variados temas, pero de momento, mientras perfeccionamos el sistema, vayan disfrutando de este festival de imágenes sobre el autor Rafael Cortiella, a cuya memoria contribuimos con las galerías actualmente montadas en nuestra nueva sección EXPOSICIONES.

Hoy les queremos presentar especialmente las siguientes:


Tebeosfera. Muestras de calidad.




domingo, 25 de agosto de 2019

DEL TEBEO A LA ILUSTRACIÓN




Los dibujantes de tebeos que comenzaron a trabajar durante la posguerra sabían bien que no se podían dedicar solo a dibujar historietas. Comenzaban haciendo trabajos de retoque, fondos, ilustraciones, secciones, de todo. Y también realizaban encargos eventuales de ilustración para el emergente mundo de la publicidad.

Cortiella fue uno de los dibujantes de tebeos que ilustró campañas publicitarias a lo largo de toda su vida. Imágenes para revistas, anuncios, pegatinas, cajas de juguetes (como la que encabeza esta entrada), libros educativos y, por supuesto, carátulas de películas, cuando tuvo lugar la revolución del VHS.

En esta exposición podrán ver ejemplos de todo ese trabajo, ordenado cronológicamente, con una gran muestra de sus carátulas para películas de cine distribuidas en cintas magnéticas.

CORTIELLA, PUBLICIDAD E ILUSTRACIÓN

Tebeosfera. No solo de viñetas vive el hombre.

lunes, 19 de agosto de 2019

LA NUEVA EXPOSICIÓN



En Tebeosfera no dejamos de trabajar en pro de nuestra memoria gráfica. Cuando surgió la oportunidad de poder rescatar una gran muestra de la obra de Rafael Cortiella (gracias al enorme esfuerzo del investigador riojano Fernando Rodil), nos percatamos que resultaba complicado incorporar las casi 5.000 imágenes recogidas durante las visitas a su taller. Era una pena ofrecer a los lectores solo una selección mínima, así que resolvimos crear un nuevo sistema para agrupar este tipo de materiales.
Esta nueva funcionalidad de nuestra web se estrena con este número, el 11, dedicado a Cortiella y los emigrantes de la viñeta del siglo pasado. De momento, es una interfaz modesta en la que hemos recogido solo imágenes, pero resulta muy útil para poder ofrecer un recorrido gráfico completo por la obra de un autor.
Señoras y señores, abran boca con las nuevas exposiciones de Tebeosfera admirando la dedicada a la obra pictórica de Rafael Cortiella:

CORTIELLA Y SU PINTURA


Tebeosfera. El gran muestrario gráfico.

jueves, 15 de agosto de 2019

CORTIELLA, UNA FIRMA RECORRE EUROPA




Hubo un tiempo en el que las imágenes que miraban al público europeo desde los quioscos eran obra de españoles. En Reino Unido, en Francia, en Países Bajos o Alemania, en toda Escandinavia... miles y miles de revistas de historietas, novelas de quiosco y otros productos para el entretenimiento, llevaron portadas de españoles.
Prieto Muriana, Jordi Penalva, Manfred Sommer, Ángel Badía, Noiquet, Longarón, Boada, Fernando, Breá o Cortiella fueron firmas muy habituales en portadas de este tipo de productos, la mayoría de las cuales jamás pudimos apreciar en España. Rafael Cortiella es solo un ejemplo de esos autores que crecieron en la industria española de los tebeos de los años cincuenta y que dieron el salto a los mercados exteriores; en su caso, recorriendo todos esos mercados, de una punta a la otra de Europa.

Fernando Rodil, avezado estudioso riojano de la historieta, ha pasado varios años entrevistando y recopilando los trabajos de Cortiella, de modo que ahora, gracias a él, podemos hacer un recorrido por su opera omnia, disponiendo además de ejemplos gráficos de todos sus aportes a la historieta y la ilustración. Con este repaso a la obra de Cortiella obtenemos un ejemplo de lo muchísimo que se trabajó para otros editores y de lo mucho que nos queda por conocer de nuestros autores:

CORTIELLA. UN DIBUJANTE EN CIEN INDUSTRIAS

La imagen de cabecera de esta entrada corresponde a una ilustración publicitaria de Madelman, la cual vincula la pasión inicial de Cortiella por los tebeos (sobre todo los de Hazañas Bélicas), su labor como portadista (en miles de tebeos o novelas de guerra) y como ilustrador publicitario en el final de su trayectoria profesional.

Tebeosfera. Ilustrando nuestro pasado.






viernes, 9 de agosto de 2019

VIÑETAS DE MIL AMORES




¿Cuántas veces se puede narrar el enamoramiento? ¿Mil veces? ¿Millones? La respuesta es sencilla: infinitas veces. Porque el cuento de la transformación (en este caso, del apasionamiento) es el relato en torno al cual pivotan todos los demás. Nunca nos cansamos de él. En los tebeos, esas transformaciones, han dado lugar a los grandes géneros y, a los chicos, el romántico se nos antoja el más repetitivo. A ellas les aburre el de acción ¡Siempre es lo mismo!
En efecto, lo es. Pero funciona. Y en el ecuador del siglo XX se demostró con creces en la industria británica del cómic, cuando comenzaron a brotar libritos y revistas con cómics de amoríos que crecieron como la espuma. Tanto, que sus editores tuvieron que reclamar dibujantes del extranjero, y los que mejor funcionaron fueron los españoles.
En este artículo se da repaso a aquella florescencia romántica, en miles y miles de tebeos que salían semanalmente contando historias de amor dirigidas a un público adolescente femenino. Bernárdez y Barrero ponen la tilde, además, sobre la participación española en ellos, que fue masiva:

EN ALAS DEL ROMANCE

Tebeosfera. Enamorados de los cómics.




lunes, 5 de agosto de 2019

ESPAÑA DIVIERTE A ALEMANIA




Conocemos pocos cómics llegados de Alemania, salvo por alguna serie emblemática como Fix und Foxi, que no dejaba de ser una variante de las muchas historietas de animales antropomorfos que Disney distribuyó por Alemania tras el final de la II Guerra Mundial y que calaron hondo entre la población de la República Federal. Allí, los reyes de los tebeos fueron Mickey, Donald y otros personajes dirigidos al público infantil que, llegados los años sesenta, serían dibujados en gran medida por italianos y por españoles a través de agencias.

Es interesante ver cómo surgió un mercado nuevo que generaba pingües beneficios entre editores, agentes y autores y que arrastró a muchos de nuestros dibujantes de historieta entre el ecuador del siglo XXI y años recientes (como por ejemplo, Carlos Giménez, autor de la imagen que encabeza esta entrada). Y es ciertamente triste comprobar qué poco los conocemos...

Alfons Moliné solventa en parte esta tristeza con este repaso a la aportación de españoles al mercado alemán de tebeos para niños:

LA LLAMADA DEL NORTE

Tebeosfera. Ningún niño sin sonrisa.


lunes, 29 de julio de 2019

LA OPORTUNIDAD DE LAS AGENCIAS




La industria española de la historieta fue boyante durante los años cuarenta, o eso se cuenta. Más lo fue durante los cincuenta, y desde luego cuando más se distribuyeron por nuestro país fue en el comienzo de la década de los años sesenta. Pero las condiciones de trabajo no iban en paralelo a la enorme difusión y popularidad de los tebeos. Algunos autores que se aventuraron fuera de nuestras fronteras y probaron suerte en otros mercados (en Latinoamérica, en Estados Unidos, en Europa) descubrieron que allí se trabajaba en mejores condiciones y se cobraba más. Eso era tentador, pero… ¿cómo llegar a esos editores?

Antoni Guiral, uno de nuestros mejores estudiosos de los tebeos conoce bien ese periodo, en el que unos intermediarios llamados agencias se encargaron de tender puentes entre el talento de nuestros autores y la avidez comercial de los editores extranjeros. El resultado fue una salida masiva de arte español hacia otras industrias y otros tebeos de los que apenas sabíamos nada entonces (y de los que poco sabemos ahora).

ÉXODO DE VIÑETAS

Tebeosfera. Intermediarios de la historieta.

martes, 23 de julio de 2019

TEBEOSFERA 11 EN LINEA




El verano llega con otro nuevo número de Tebeosfera, el duodécimo (numerado como 11, porque hubo un número 0) y en esta ocasión va dedicado a los autores que emigraron profesionalmente a los mercados extranjeros y cuya obra apenas hemos podido recuperar. Un ejemplo claro es la obra del recientemente fallecido Rafael Cortiella, autor de la imagen que encabeza esta entrada.

Va a ser un número interesante porque habla de una memoria artística desaparecida y de unas firmas poco conocidas por el público actual, pero no con menos calidad que la de sus contemporáneos.

Para comenzar abriendo boca, el sumario del número está aquí:

https://revista.tebeosfera.com/sumario/11/

Y el editorial puede leerse en este enlace.

Tebeosfera. Abriendo horizontes.