viernes, 31 de agosto de 2018

TRADUCCIÓN Y CÓMIC. UN NÚMERO EJEMPLAR




Con esta entrada queremos hacer un recuerdo del número 7 de Tebeosfera, 3ª época, un monográfico sobre traducción de cómic que han dirigido los traductores y profesores Sergio España y Paco Rodríguez.

Se han publicado ya varios trabajos (artículos en revistas, recogidas de actas, capítulos de libro) dedicados al caso concreto de la traducción del cómic, pero es la primera vez que se congrega a un grupo de expertos y profesionales para trabajar conjunta y específicamente sobre la traducción de tebeos. El caso del profesional de la traducción es especial y su labor debe analizarse con otras herramientas de la traductología puesto que plantea muchos problemas que no tienen lugar cuando se traduce un texto literario o un registro auditivo.

Tras un editorial muy clarificador, firmado por ambos coordinadores del número,  Paco Rodríguez nos introdujo en la problemática de la especialidad de la traducción de cómics, trazando la derivada que surge de la traductología y que tiene como límites dos aspectos de especial importancia: la oralidad prefabricada que nos vemos obligados a usar en los globos de texto y la interrelación de códigos a la que está sujeto el mensaje final de un texto historietístico.

En un siguiente artículo, escrito también por un profesional de la traducción (que ha llevado algunos de nuestros cómics más internacionales al alemán), André Höchemer,  se habla de la traducción subordinada con el fin de explicar una de las principales dificultades a las que se enfrenta el traductor de historietas: la limitación de espacio. Asimismo, explica de una forma somera en qué consiste un encargo de traducción de cómic y ciertos aspectos del método de trabajo tales como las plantillas que facilitan las editoriales.

El reputado profesional de la traducción Carlos Mayor se ocupa de un tema ciertamente serio, la traducción de los mensajes humorísticos. Algo que, en principio, puede parecer sencillo, en verdad resulta altamente complejo en muchas ocasiones, tanto que implica sugerir al propio autor del cómic modificar levemente su obra ya acabada con el fin de adaptarla para otro lector. El objetivo es la gran máxima de la traducción: que el lector final reciba lo mismo que recibía el de la versión original.

Otro caso interesante de analizar es el contrario, es decir, cuando la traducción implica una manipulación que tiene como fin que el objetivo lector no reciba la información que contenía la versión original. De esto se ocupa la investigadora Isabel Benjumea, deteniéndose en las traducciones de cómics estadounidenses en publicaciones italianas durante los años del yugo fascista.

Además de la subordinación a las limitaciones físicas del medio y de la manipulación de los originales cuando se quieren traducir insertos y retóricas varias, una estrategia que usan los traductores de cómic es la de compensación. De esto nos habla el investigador Miguel Sanz, en un artículo que trata sobre la traducción de lo metalingüístico, de las onomatopeyas y de las muletillas de carácter coloquial o humorístico, todo un reto porque se trata de elementos muy utilizados en los cómics de superhéroes, como en Batman.

Para enriquecer el concepto de traducción subordinada, el poeta y traductor Ángelo Néstore señala en su participación en este número que las particularidades del lenguaje del cómic requieren unas habilidades distintas, lo cual pone de relieve con la dificultad de traducir la carga subversiva que conlleva el uso de un léxico homosexual. A tal efecto, realiza un breve análisis comparativo de las traducciones italiana y castellana de la novela gráfica Fun Home.

Por su parte, Salomón Doncel, un joven intérprete y docente, nos revela qué ocurre con el intrincado lenguaje japonés, lleno de nombres propios de significados múltiples y evocadores. Doncel nos propone un acercamiento transversal e integrador a la atribución antroponímica y a su contribución en la caracterización de los personajes de los manga, usando para ello la popular obra Sailor Moon.

Hemos querido recabar también datos sobre los procesos y mecanismos de los traductores en periodos concretos de nuestra industria, recurriendo para ello a una de las firmas más conocidas por los lectores de Spiderman, Celia Filipetto, que nos relató las dificultades y anécdotas de los primeros años de traducción de comic books de Marvel en España. Para resultar completamente didácticos, también hemos querido clarificar cuál es la posición del traductor con respecto a los editores, es decir, qué derechos le asisten o debe exigir como profesional de la cadena de edición (o incluso de creación) de una obra; esto nos lo ha dejado claro el abogado muy buen conocedor de los tebeos Alfonso Aranda.

El número concluye con una entrevista que enlaza dos momentos de la historia de la traducción de cómics al español: el de los primeros traductores que aparecieron acreditados en los tebeos (los de historieta franco-belga) y el de los traductores actuales que enmiendan la plana a aquellos trabajando sobre sus mismas obras pero para un público de hoy. Saber que había una nueva traducción de Astérix al español era ocasión propicia para practicar esta entrevista a un editor que también es traductor (Leopoldo Kulesz), la cual condujo la lingüista Julia C. Gómez.

Por supuesto, hemos dejado un hueco a las reseñas. Hemos recurrido a la investigadora Marta Ichaso con el fin de dar a conocer uno de los manuales más manejados por los traductores de cómic, el de Zanettin Comics in Translation. Otras obras que reseñamos en este número fueron un manga singular, que trata sobre las termas romanas, el cual ha desentrañado con su habitual capacidad de análisis Francisco Javier López, y un clásico de la historieta europea, de Guido Crepax, que nos recordó nuestro colaborador José A. Gutiérrez.

Este ha sido un número de Tebeosfera lleno de revelaciones, que ha profundizado en algo que está siempre ahí pero en lo que no solemos reparar casi nunca: la importante labor del traductor de los cómics que llegan a nuestras manos.

Tebeosfera. Abriendo caminos.

miércoles, 29 de agosto de 2018

LA NUEVA VOZ DE ASTERIX EN ESPAÑOL


Si de algo se ha escrito en los estudios de traducción de historietas durante décadas a nivel mundial es de la obra cumbre de Uderzo y Goscinny. Los guiones de los autores más influyentes de la escuela franco-belga (con el permiso de Hergé) son un compendio magistral de juegos de palabras, bromas y dobles sentidos: un reto colosal para los traductores del mundo entero y un caramelo para la traductología.

En español, las canónicas traducciones de Mora y Perich de Astérix perdieron la tilde hace poco en la nueva traducción de Asterix para Argentina de Blanco y Kulesz. En esta entrevista, la traductora y lingüista Julia C. Gómez entrevista a Leopoldo Kulesz, uno de los dos traductores de la nueva versión, además de cofundador y editor de la editorial argentina Libros del Zorzal, que, a partir de marzo de 2015, sacó a la venta en Argentina una nueva traducción al español de los veinticuatro primeros álbumes de Asterix. Un testimonio único de una de las retraducciones más esperadas por los aficionados de la escuela franco-belga.

LA NUEVA VOZ DE ASTERIX EN ESPAÑOL. ENTREVISTA A LIBROS DEL ZORZAL

Tebeosfera ¡Por Tutatis!

miércoles, 22 de agosto de 2018

LOS DERECHOS DEL TRADUCTOR COMO AUTOR



Yo aún diría más: los derechos del traductor como autor de cómics.

El Convenio de Berna reconoce a finales del siglo XIX que las traducciones se han de proteger como obras originales. En España, la Ley de Propiedad Intelectual recoge desde 1987 que las obras originales pueden ser objeto de transformación, lo que produce una obra derivada que goza de derechos de propiedad intelectual. La traducción es considerada expresamente una transformación de la obra original, por lo que las traducciones son objeto de propiedad intelectual.

Alfonso Aranda, abogado y socio de Iurisnova, analiza los instrumentos legales disponibles en España para que los traductores de cómics puedan poner en valor su trabajo y que sus traducciones sean reconocidas como lo que son: una obra intelectual. Aranda introduce en este artículo la voz tradautor para reforzar la figura del traductor como autor en la LPI. Derechos morales, patrimoniales, de explotación, compensatorios, contrato de edición… Una mirada panorámica sobre los derechos y obligaciones de traductores y editores de cómics en España.

LOS DERECHOS DEL TRADUCTOR COMO AUTOR

Tebeosfera, ¡Tradautores, Reuníos!

miércoles, 15 de agosto de 2018

TODO GRAN PODER VA ACOMPAÑADO DE UNA TRADUCCIÓN

Tras casi cuarenta años como traductora —y con un bagaje de más de ciento cincuenta obras literarias y centenares de tebeos—, Celia Filipetto esboza en este artículo parte de sus diecisiete años traduciendo cómics de Hanna-Barbera y Marvel, desde Los Vengadores y Los 4 Fantásticos, hasta La Masa o Conan Rey, aunque la serie a la que ha prestado voz por más tiempo ha sido Spiderman.

Filipetto narra desde dentro los orígenes del mundo barcelonés de la traducción de cómics de Marvel, las vicisitudes editoriales de los diferentes sellos y su carrera como traductora de historietas. Cuenta, desde la experiencia, los rasgos esenciales de la traducción de cómics y sus similitudes y diferencias con la traducción de literatura. Por último, narra de primera mano la evolución de los derechos de autor en el mundo editorial de la traducción y su batalla para que parte de la industria del cómic aplicara lo recogido en la ley.

TODO GRAN PODER VA ACOMPAÑADO DE UNA TRADUCCION

Tebeosfera, supertraductores

miércoles, 8 de agosto de 2018

ANTROPONIMIA, CARACTERIZACIÓN Y “OTAKUISMO”: LA TRADUCCIÓN DE "SAILOR MOON"




La traducción de los nombres propios ha generado numerosas controversias en los estudios de traductología. Teniendo en cuenta que la lengua japonesa cuenta con útiles recursos para evocar significado mediante los nombres propios, Salomón Doncel –traductor de mangas e investigador de la Universidad de Waseda– propone un acercamiento transversal e integrador a la atribución antroponímica y a su contribución en la caracterización de los personajes.

Doncel disecciona, a través del manga Sailor Moon de Takeuchi Naoko, la función caracterizadora de la antroponimia en el manga. Dicha obra cuenta con dos traducciones oficiales al castellano con unos quince años de diferencia, lo que le sirve para trazar un recorrido de las tendencias opuestas en la práctica de la traducción, desde la domesticación hasta la extranjerización, sin dejar de lado la influencia de la fanliteratura en las prácticas de las editoriales españolas.

LA TRADUCCIÓN DE SAILOR MOON

Tebeosfera. Enfoques diversos.

sábado, 4 de agosto de 2018

PENSAR LA TRADUCCIÓN CON UNA MIRADA QUEER



La traducción del cómic carece de un marco teórico amplio, que sigue en construcción. La aproximación que ofrece el concepto de traducción subordinada es tangencial y no profundiza en sus especificidades. Ángelo Néstore, investigador de la Universidad de Málaga, defiende este tipo de traducción como una especialidad en el marco del mundo editorial y se acerca a las posturas de autores como Zanettin o Celotti.

Néstore señala que las particularidades del lenguaje del cómic requieren unas habilidades distintas con respecto a la traducción de otras tipologías textuales, como el dibujo y las dimensiones y las formas de los bocadillos. Además de esbozar estas características, el autor pone de relieve la dificultad de traducir la carga subversiva que conlleva el uso de un léxico homosexual. A tal efecto, realiza un breve análisis comparativo de las traducciones italiana y castellana de la novela gráfica Fun Home, publicada por la autora norteamericana Alison Bechdel en 2006.

PENSAR LA TRADUCCIÓN CON UNA MIRADA QUEER

Tebeosfera, traductores creativos

miércoles, 1 de agosto de 2018

EL TIEMPO DE LOS CLÁSICOS




Siempre es buen momento para recuperar una obra de historieta que tuvo peso en el pasado aunque muchos nos hayamos olvidado de ella. Tendríamos que haber publicado esta reseña dentro del número "especial revoluciones" que lanzamos en el final de 2017 pero lo hemos hecho ahora. Y no está de más. Volver a la obra de Guido Crepax, a un modelo de publicación hoy desestimado, a una forma de narrar que hoy se juzga lánguida o a unas temáticas trasnochadas (la fatalidad, la nobleza), nos sirve para comprender que ciertos temas siguen ahí aunque no los queramos ver, que los relatos son hijos de su tiempo inevitablemente, que los modelos dependen de las modas y que los autores de calidad son autores de calidad siempre.

Nuestro socio y buen conocedor del cómic del siglo XX José A. Gutiérrez elabora una reseña sobre una de las obras que marcaban el pulso del cómic en los setenta. Como muchos otros tebeos de entonces, se trataba de situar al hombre en la Historia tras la degradación de la modernidad. Ahora estamos en otro enfoque, pero la revisión de este álbum nos permite ver qué nos preocupaba entonces sin que nos diéramos cuenta.


Tebeosfera. Relatos de todo tiempo.

domingo, 29 de julio de 2018

DIDÁCTICA DE LA HISTORIA Y DEL ASEO




Un cultura amplia, abierta y libre se puede permitir el lujo de explorar todos los posibles caminos del aprendizaje, para lo cual muchas veces el modo más inesperado o impropio es el más eficaz. Ejemplo: ¿quién se dedicaría a estudiar un hábito o costumbre concreto de una cultura milenaria? Pues un historiador especializado, con riguroso método y publicando sus resultados en una inalcanzable revista académica. 
O bien un mangaka con ganas de atraer la atención del público inquieto.
Esto pasa con los cómics que se hacen en Japón. Allí la competencia es tan feroz que a veces recurren a temáticas insólitas para intentar seducir a los lectores. La autora Yamazaki lo ha logrado con un absorbente cómic ambientado en unas termas romanas; un tebeo que entretiene al mismo tiempo que sirve para aprender más sobre la cultura de Roma.

Reseña este singular manga nuestro hombre en Japón Francisco Javier López:



Tebeosfera. Tebeos hasta en la bañera.

miércoles, 25 de julio de 2018

LA VISIBILIDAD DEL TRADUCTOR


La traducción del humor metalingüístico, de las onomatopeyas y de las muletillas supone un reto constante para el traductor. Miguel Sanz, investigador de la Universidad Complutense de Madrid, fundamenta su trabajo en el marco de los estudios descriptivos de traducción, analizando las particularidades lingüísticas del arco argumental de La guerra de bromas y acertijos, inscrito en la serie regular Batman.

Además de la subordinación a las limitaciones físicas del medio y de la manipulación de los dibujos originales cuando se quieren traducir insertos y onomatopeyas, una estrategia bastante habitual es la compensación. Sanz analiza la traducción de Tobar Pastor de diez bromas del Joker a partir de la clasificación de Zabalbeascoa, que las divide en bromas con y sin restricciones. Se constata que, con frecuencia, las onomatopeyas se conservan en su forma original inglesa, no así como los insertos, que han sido reemplazados por diferentes opciones del traductor.

LA VISIBILIDAD DEL TRADUCTOR

Tebeosfera, traductores visibles

domingo, 22 de julio de 2018

TRADUCIR CÓMICS BAJO LUPA



Como en otros países de Europa, el nacimiento del fumetto (como se denominaría a los cómics a partir de los años 50) en Italia tiene una estrecha vinculación con el producto procedente de Estados Unidos. En los primeros años del siglo XX aparecen en la prensa y en revistas infantiles productos que se adaptan a los lectores italianos mediante acotaciones o notas a pie de viñeta en las que se incluían rimas moralizantes.

A partir de los años treinta, sostiene Isabel Benjumea, investigadora de la Universidad de Sevilla, el mercado italiano se diversifica y, sobre todo, comienza un proceso de autocensura como respuesta a la postura del fascismo. Los cómics estadounidenses se disfrazan y se italianizan con el fin de superar la censura, un proceso que supeditaba la labor de los traductores en aspectos que iban más allá de lo lingüístico.

TRADUCIR CÓMICS BAJO LUPA

Tebeosfera, sorteando las censuras

martes, 17 de julio de 2018

EL RECONOCIMIENTO DE LA TRADUCCIÓN




Hay ocasiones en las que cuesta trabajo establecer o reconocer que una especialización artística o profesional es importante. Su relevancia no destaca nunca por encima de otras hasta que encuentra un punto de apoyo, y por lo que se refiere a la traducción del cómic Zanettin ha sido ese punto de apoyo. 

Los cómics son un producto comercial que ha necesitado de la traducción desde que el medio se convirtió en gran negocio. De hecho, no habría sido reconocido como "noveno arte" de no haberse producido la difusión masiva de cómics a través de agencia y en otras lenguas. Más de un siglo ha pasado hasta percatarnos de lo trascendente que ha sido siempre la labor de traducción y el papel desempeñado por los traductores de cómic en el negocio de los tebeos. Este libro, que analiza rigurosamente varios ejemplos ha sido el acicate para despertar ese interés. Reseña la obra la investigadora Marta Ichaso.


Tebeosfera. Piezas clave de la tebeografía.


domingo, 15 de julio de 2018

¿EL ORIGINAL TENÍA MÁS GRACIA?




La traducción del humor puede tener un efecto paralizante en el proceso cognitivo del traductor: ¿y si el original tiene más gracia? Para superar con seguridad y creatividad la frontera del humor, el traductor de historietas ha de hacer malabares con las referencias culturales, los condicionamientos gráficos, el ritmo, los juegos de palabras, los contrastes… Si se logra entender bien la intención, el efecto que busca el autor del original, se conseguirá «la gran máxima de la traducción: que el lector de la traducción reciba lo mismo que recibía el de la versión original».

Tras casi treinta años de profesión, Carlos Mayor ilustra dificultades y aciertos a la hora de traducir cómics de humor a través de diversos y variopintos autores a los que ha dado voz: Nicolas de Crécy, Art Spiegelman, Aleix Saló, Tom Gauld, Zerocalcare, Benjamin Renner o Bryan Lee O’Malley.

TRADUCIR CÓMICS CÓMICOS

Tebeosfera, traductores malabaristas